Cómo exprimir melocotones

Los melocotones son una fruta jugosa de verano, rica en vitaminas A y C. Haz un jugo de duraznos como una manera de añadir fruta a una dieta saludable. El U.S. Department of Agriculture recomienda que los adultos consuman 1.5 a 2 tazas de jugo de fruta o fruta al día. Los niños deben ingerir 1.5 tazas. Los más pequeños necesitan alrededor de una taza a diario.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Licuadora o exprimidor
  • Cuchillo para verduras
  • Duraznos

Instrucciones

  1. Permite que los melocotones maduren completamente. Los duraznos en el supermercado pueden no estar completamente maduros, por lo que es posible que tenga que esperar un par de días después de comprarlos, antes de exprimirlos. Los melocotones deben ser firmes y de color amarillo, sin áreas verdes.

  2. Lava los duraznos en agua fría antes de exprimirlos para eliminar cualquier suciedad o sustancias químicas. También, quita el tallo, si lo tiene.

  3. Corta cada durazno por la mitad con un cuchillo de cocina y retira las semillas. Elimina cualquier médula restante, el material fibroso que a veces se adhiere a la pulpa de melocotón. La piel de los duraznos es comestible, por lo que no es esencial pelarlos. Sin embargo, si estás utilizando una licuadora, es posible que desees removerles la piel. De lo contrario, el zumo de melocotón tendrá trocitos de la cáscara. Corta cada fruta en trozos pequeños para que quepan en tu exprimidor o licuadora.

  4. Enciende la licuadora o el exprimidor y permite que funcione durante un minuto aproximadamente. El tiempo variará dependiendo del aparato que utilices, por lo tanto, lee las instrucciones del fabricante.

  5. Añade agua para diluir el jugo de durazno, si es necesario, porque éste tiende a ser muy grueso. Basta con añadir agua a gusto y encender la licuadora o exprimidor unos segundos más para mezclar bien.

Más galerías de fotos



Escrito por w d adkins | Traducido por sofia loffreda