¿Cómo le explicas a un niño sobre un paciente de hospicio que está muriendo?

El hospicio es un concepto de atención diseñado para proporcionar un apoyo integral a los pacientes y sus familias al final de la vida. El cuidado de hospicio se proporciona a menudo en el propio domicilio del paciente, pero también se puede proporcionar en un hogar, hospital o residencial de ancianos. El tratamiento se centra en las medidas de confort, manejo del dolor, apoyo emocional y atención de enfermería espiritual y básica. Los trabajadores de hospicio proporcionan apoyo a toda la familia, no sólo al paciente que se está muriendo. Brindan apoyo a niños y adultos.

Proporciona información apropiada para la edad

Usa un lenguaje simple que tu hijo pueda comprender. Responde a sus preguntas, pero no lo abrumes con más información que la que realmente quiera o necesite. Según los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud), los niños preescolares a menudo no entienden que la muerte es permanente, por eso haz que sepan que cuando una persona muere, él no regresará. No compares la muerte con ir a dormir, ya que los niños pequeños puedan pensar las personas fallecidas pueden despertar o pueden estar temerosos de ir a dormir.

Deja que tu hijo exprese sus sentimientos abiertamente

Permite que tu hijo exprese sus sentimientos si se siente triste, asustado o enojado. Dile que sus sentimientos son normales y aceptables. No le digas que no se preocupe y no le sugieras que no debe sentir lo que siente. Al mismo tiempo, no esperes que él se sienta triste todo el tiempo. Dale tiempo para reír, jugar, divertirse y hacer el duelo de la manera que crea conveniente.

Sé honesto acerca de tus sentimientos

Si te sientes triste o preocupado, dile a tu hijo. Los niños suelen percatarse de los sentimientos de los adultos de todos modos y podrían confundirse si te ves triste, pero les dices que no lo estás. Además, necesitan aprender de sus padres y otros adultos en sus vidas que los sentimientos son normales y naturales, y tienen que aprender cómo expresarse de manera apropiada. Enséñale a tu hijo cómo lidias con tus sentimientos para que pueda aprender a lidiar con los suyos.

Sé honesto acerca de qué está pasando

Si alguien tiene una enfermedad terminal, haz que tu hijo se entere. No le digas que un ser querido va a estar bien o puede mejorarse cuando los médicos no esperan que suceda. No le asegures que sus otros seres queridos no morirán, porque todo el mundo va a morir algún día. En su lugar, dile que sus otros seres queridos están en buen estado de salud y los médicos esperan que vivan mucho tiempo. Hazle saber que va a estar seguro y cuidado en todo momento.

No tengas miedo de decir "No sé"

Los niños, especialmente los más pequeños, tienden a pensar que sus padres lo saben todo. Si tu hijo hace una pregunta y no sabes la respuesta, admítelo. Dile que vas a encontrar la respuesta a su pregunta, si es posible. Una enfermera del hospicio, trabajador social o capellán podrían ser capaces de proporcionar la información que necesita tu hijo. Sin embargo, es necesario señalarle a un niño que algunas preguntas no tienen respuestas.

Consulta a un profesional si fuera necesario

Los profesionales del hospicio, incluidos los trabajadores sociales certificados y capellanes o proveedores de cuidado espiritual, pueden ayudarte a hablar con tu hijo sobre la muerte. Si tu hijo está realmente en apuros, podría beneficiarse de ver a un consejero profesional.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly morris | Traducido por barbara obregon