Cómo explicar la reconciliación a los adolescentes

Nuestros pecados son perdonados si pedimos perdón, que es precisamente en lo que consiste la reconciliación. En la iglesia católica, la reconciliación también es conocida como penitencia y confesión, es el sacramento en el cual pedimos perdón por lo que hicimos mal. Cuando tu adolescente confiesa sus pecados a un sacerdote, que actúa como un agente de Dios, experimentará el perdón de Él y la liberación de sus pecados.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Explica a tu adolescente que la reconciliación surgió el domingo de pascua cuando Jesús Cristo otorgó a sus apóstoles el poder del perdón así ellos podían aplicarlo a aquellos que querían confesar sus pecados y se atrevían a pedirlo, según la oficina de servicios pastorales. Esta es una manera en la que un adolescente puede fortalecer su relación con Dios y vivir una vida libre de maldad.

  2. Asegura que tu adolescente sabe que la reconciliación está permitida por la iglesia debido a que Dios quiere conceder el perdón a aquellos que quieren asumir la responsabilidad de sus actos. Cuando él entiende que todos cometemos errores debido a que la perfección es un logro inalcanzable, será más proclive a entender que está bien pedir perdón.

  3. Repasa el acto de rezo de contrición con tu adolescente, explicándole que esto es lo que uno recita en la confesión cuando pide por el perdón. Puedes imprimirlo desde la Internet, anotándolo en una tarjeta o en un libro de rezo para él. Según Catholic Supply, la versión moderna del rezo del acto de contrición es “mi Dios, lamento con todo mi corazón mis pecados. Al escoger hacer el mal y fallar en hacer el bien he pecado contra ti, a quién debo amar sobre todas las cosas. Firmemente intento, con tu ayuda, hacer penitencia, no pecar más, y evitar cualquier cosa que me conduzca al pecado. Nuestro salvador Jesús Cristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre, mi Dios, ten piedad. Amén”.

  4. Explica a tu adolescente que antes de confesarse debe examinar su conciencia para revisar sus pecados. Dile que debería repasar los diez mandamientos, recordando cuando los incumplió. Una vez que recuerde sus pecados y se lamente por ellos, estará listo para pedir a Dios el perdón confesando sus pecados a un sacerdote.

  5. Dile a tu adolescente que cuando se confiesa, deberá arrodillarse en un confesionario. Explícale que un sacerdote también está en el confesionario pero no puede ver a quien se está confesando. Coméntale que todo lo que diga durante la confesión es privado y que el sacerdote guardará sus secretos y pecados, sin decirle a nadie sobre su confesión. Explícale que luego de decirle sus pecados, dirá el acto de contrición para pedir a Dios por el perdón, notando que luego este le asignará una penitencia, que habitualmente consiste de plegarias que curarán su relación con Dios (y el sacerdote la absolverá de sus pecados).

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por alejandro schaller