Cómo explicar la confirmación católica a un adolescente

El sacramento de la Confirmación es el tercero y último de los sacramentos de la iniciación cristiana en la Iglesia Católica. En el Bautismo, el cristiano se convierte en un hijo de Dios. A través de la Eucaristía, un cristiano comulga en la vida de Cristo. En la confirmación, la gracia del bautismo es llevada a la plenitud y el cristiano es facultado con los dones del Espíritu Santo. La confirmación será un rito de paso para tu adolescente. Una vez que el obispo haya puesto las manos sobre tu hijo, él será considerado maduro en su fe. Es importante que entienda el significado del sacramento antes de comenzar su caminata adulta con Cristo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Pídele a tu hijo que considere la visión del mundo de un niño pequeño comparada con la de un adulto maduro. Explícale que un niño se relaciona principalmente con sus propias necesidades y deseos. Del mismo modo, aunque un católico entra en la vida de Dios a través del bautismo, tiene una fe infantil. Él tendrá una relación de uno a uno con Cristo y su propio crecimiento espiritual. Por el contrario, un adulto maduro debe tener una perspectiva más centrada en el otro. A través de la confirmación, tu hijo recibirá la gracia de ver a Cristo y adoptar una vida de servicio.

  2. Discute los dones del Espíritu Santo recibidos en el sacramento de la Confirmación. Los siete dones se encuentran en una profecía acerca de Cristo en Isaías 11:1-3. El profeta describe cómo el espíritu del Señor impregna al Mesías con "un espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor al Señor, y le inspirará éste temor al Señor". Explícale que, a través de la Confirmación, será ungido con el Espíritu Santo y recibirá los dones de Dios.

  3. Busca en las Escrituras para ver ejemplos de la manera en que Jesús pone los dones del Espíritu Santo en la práctica. Por ejemplo, Cristo mostró conocimiento y temor del Señor cuando predicaba en el templo. Pregúntale a tu hijo cómo pondrá en práctica los dones del Espíritu Santo en su propia vida.

  4. Habla con tu hijo acerca de los requisitos para la Confirmación. Por ejemplo, él podría tener que asistir a clases de educación religiosa en tu parroquia. Probablemente se le pedirá que vaya al sacramento de la Reconciliación antes de ser confirmado. Si ha pasado un tiempo desde que tu hijo fue a la confesión, vayan como una la familia. Recuérdale que el párroco ha oído toda clase de pecado y que no se sorprenderá por nada. La reconciliación es simplemente una oportunidad para un nuevo comienzo en el que tu hijo adolescente comenzará su vida cristiana adulta.

  5. Discute la obligación del cristiano confirmado de compartir la Biblia. El Catecismo de la Iglesia Católica explica cómo la Confirmación atrae a una persona a una relación íntima con Cristo, lo dota de los dones del espíritu y lo obliga a extender y a defender la fe. Pregúntale a tu hijo si tiene dudas o preguntas sobre la fe. Permite que la Biblia, un catecismo y otros recursos estén disponibles para tu hijo.

  6. Encamina a tu hijo por el rito de la Confirmación para que se sienta seguro en el gran día. En la mayoría de las diócesis, el obispo celebra la misa de confirmación.

Consejos y advertencias

  • Tradicionalmente, los jóvenes escogen un nombre de confirmación, el nombre de un santo, cuyas virtudes se esfuerzan por imitar. Ayuda a tu hijo a buscar ideas a través de los libros de los santos.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por luis alberto fuentes schwab