Expectativas realistas después de tener un bebé

Cuando estás embarazada, creas cierta imagen en tu mente de cómo será la vida después de que nazca el bebé y estén todos juntos en casa como familia. Pero la imagen pueden no coincidir con la realidad, especialmente si es tu primer hijo. Requiere tiempo recuperarse del parto, lograr que tu bebé duerma más de una hora o dos al mismo tiempo y lograr que tu viejo cuerpo regrese. Tener expectativas realistas sobre la vida después del nacimiento puede ayudar.

Lazos

Muchas futuras mamás esperan el momento en el que mirarán a los ojos a su recién nacido y se enamorarán instantáneamente. Si esto no sucede, podrías pensar que hay algo malo contigo como madre. Muchas cosas pueden corromper el proceso de vinculación temprano, como que te hayan separado de tu hijo, enfermedad, fatiga o un parto difícil. Tus sentimientos por tu bebé se desarrollarán ciertamente conforme pasen tiempo juntos. La lactancia proporciona la cercanía y facilita la vinculación; si estás alimentándolo con biberón, estimula esa cercanía sosteniendo tu bebé piel a piel. Masajear a tu bebé es otra actividad piel a piel que puede ayudar con los lazos. Si aún te sientes desunida de tu hijo después de un par de semanas, habla con tu médico. Esto podría ser una señal de depresión posparto, una condición más seria que la "tristeza de bebé".

Sueño

Aunque los recién nacidos duermen hasta 16 horas al día, de acuerdo con KidsHealth.org, regularmente no tienen un sueño largo durante la noche. Los nuevos padres frecuentemente tienen expectativas poco realistas sobre cuándo su bebé les permitirá finalmente dormir de seis a ocho horas de sueño ininterrumpido. Incluso aunque tu mamá te diga que te entrenó para dormir toda la noche a la semana de nacida, no lo creas. La mayoría de los bebés no duermen de seis a ocho horas durante la noche hasta alrededor de los 2 meses, de acuerdo con KidsHealth.org. Poner cereal en la botella o alimentar con sólidos a tu bebé antes de que esté listo tampoco le ayudará a dormir más.

Pérdida de peso

Uno de los momentos más desmoralizantes de la maternidad viene cuando te das cuenta que tienes que continuar utilizando tu ropa de maternidad porque nada más te queda todavía. Requiere tiempo no sólo perder esas libras, sino lograr que los músculos de tu estómago regresen a su forma. Si ganaste 40 libras y tu bebé pesó 7 libras, no puedes esperar perder todo ese peso en un día y medio sólo porque dejaste el hospital. Siendo realistas, probablemente perderás alrededor de 10 libras antes de irse a casa, afirma Mayo Clinic.com. Después de eso, espera perder alrededor de una libra por semana. Volver al peso que tenía antes del embarazo puede requerir al menos seis meses, advierte Mayo Clinic.com, así que no tires la ropa con tallas extra todavía.

Humor

Has estado anticipando el nacimiento de tu hijo por meses, posiblemente incluso años, así que es normal esperar que estarás feliz en el momento en que finalmente esté aquí. Las nuevas mamás frecuentemente no anticipan que su humor será como el de una montaña rusa fuera de control durante los primeros días o semanas después de dar a luz. La "tristeza del bebé" que afecta a aproximadamente entre el 70 y el 80% de las nuevas madres, de acuerdo con la American Pregnancy Association, generalmente comienza alrededor del día cuatro o cinco después del parto y desaparece dentro de las dos siguientes semanas. Durante este tiempo, debes esperar arrebatos y llantos, dificultad para dormir (incluso cuando el bebé lo permita) al igual que impaciencia o ansiedad. Puedes culpar a la fluctuación de hormonas después del parto por este problema. Si los cambios de humor duran más de dos semanas, habla con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por laura de alba