¿Existen vitaminas para promover la flexibilidad muscular?

El envejecimiento, la artritis o el ejercicio regular pueden contribuir a la falta de flexibilidad. La salud de músculos y articulaciones tiene una influencia directa en la flexibilidad y, según nutricionistas de la University of Hawaii, la ingesta de vitaminas puede incidir en el tema. También se ha demostrado que las dosis moderadas de vitaminas específicas alivian el malestar relacionado con la artritis, ayudan a mantener la fuerza ósea y mejoran la flexibilidad. Seguir una dieta equilibrada y saludable puede aportarte todas las vitaminas que tus músculos y articulaciones necesitan para mantenerse saludables y flexibles.

Vitamina D


El pescado es una fuente natural de vitamina D.

La vitamina D y el calcio trabajan juntos para proteger las articulaciones y aumentar la fuerza ósea, y en ambos casos se mejora la flexibilidad. La vitamina D a menudo se agrega a productos lácteos, como la leche y el yogur, y está presente en el pescado y los aceites de pescado. Tu cuerpo también produce vitamina D cuando la piel se expone a la luz solar, aunque debes asegurarte de usar protector solar si vas a permanecer al aire libre durante un rato.

Vitamina B


Puedes obtener vitamina B6 de la carne, el pescado y los plátanos.

Varias vitaminas del grupo B pueden aumentar la flexibilidad. La vitamina B3, o niacina, se encuentra en el atún (tuna), los hongos (mushrooms), los mariscos (seafood), el tofu y las semillas de girasol (sunflower). Algunos estudios afirman que la niacina puede reducir de manera significativa el riesgo de desarrollar artrosis, así lo indica el Dr. Nathan Wei, reumatólogo certificado por la junta. La vitamina B5, o ácido pantoténico, se puede obtener en alimentos tales como huevos, porotos de soja (soybeans), germen de trigo (wheat germ), cereales integrales, lentejas (lentils) y cacahuetes (peanuts). La vitamina B6 está presente en las carnes, el pescado, los frutos secos, las legumbres y los plátanos (bananas).

Vitamina C


El brócoli es rico en vitamina C y antioxidantes.

Según la University of Hawaii, la vitamina C es "esencial para la producción de proteínas específicas que forman parte del cartílago de las articulaciones" y puede ser "un nutriente especialmente importante para la salud articular". Entre los alimentos ricos en vitamina C se incluyen el brócoli (broccoli), la col (cabbage), el melón (cantaloupe) el coliflor (caulifloer), los cítricos, los vegetales de hojas verdes, los mangos (mangoes), el pimiento rojo (red pepper), la espinaca (spinach) y las fresas (strawberries).

Vitamina E


Obtén vitamina E de nueces y aguacates.

La University of Hawaii informa que, al igual que la vitamina C, la vitamina E contiene antioxidantes que, según algunos investigadores, mejoran la salud articular. La vitamina E puede aliviar los calambres en las piernas y el dolor asociado con la artrosis al reducir la inflamación. Según el sitio web Alive, la vitamina E también previene las cicatrices internas y repara los tejidos conjuntivos. Los alimentos naturalmente ricos en vitamina E son frutos secos tales como las almendras (almonds), las avellanas (hazelnuts), las nueces (walnuts), las semillas de girasol (sunflower) y las semillas de cártamo (safflower); cereales integrales como el germen de trigo (wheat germ) y la harina de trigo integral (whole wheat flour); los vegetales de hojas verde oscuro como la acelga (chard), la mostaza castaña (mustard greens) y los grelos (turnip greens); y los aguacates (avocados).

Más galerías de fotos



Escrito por linsay evans | Traducido por valeria d'ambrosio