¿Existen inconvenientes por que los niños practiquen deportes?

Para muchos niños, practicar un deporte puede ser una experiencia positiva. Los deportes son lecciones activas, sociales y de aprendizaje sobre cooperación, espíritu deportivo, establecimiento de metas y competencia. Pero como cualquier actividad, los deportes para jóvenes tienen inconvenientes, y con demasiada frecuencia son dirigidos por adultos que, involuntariamente, pueden convertir algo que es divertido en algo que puede parecer un deber, o peor, algo potencialmente peligroso.

Fatiga

La fatiga es un riesgo muy posible para un niño en cualquier deporte, e incluso es más probable que el deporte se convierta más en un deber que en un juego. Y cuando un deporte deja de ser divertido para un niño, hay pocas probabilidades de volver a encender el fuego que despertó su interés en primer lugar. Los padres y entrenadores que se obsesionan con un actividad, cuando un joven atleta claramente carece del mismo nivel de interés, tan sólo están generando resentimiento en el niño. En un artículo de la revista Faith and Fitness, el Dr. Ron Eaker, asesor clínico para la American Running and Fitness Association, dice que el mensaje claro de los padres acerca de los deportes debería ser "cuando deje de ser divertido, pasaremos a algo diferente".

Riesgo de lesión

En su libro "Until It Hurts: America's Obsession with Youth Sports and How It Harms Our Kids (Hasta que duela: la obsesión de Estados Unidos con los deportes juveniles y cómo ésta lastima a nuestros niños)", el autor Mark Hyman dice que demasiado a menudo los niños ponen mucho esfuerzo en desarrollar músculos y huesos sin que los padres se involucren para ayudar a los jóvenes atletas a estar a salvo. El autor señala que en 2003 más de 3.5 millones de atletas menores de 15 años en los EE.UU. tuvieron lesiones relacionadas con deportes que requirieron atención médica. Por supuesto que los niños pueden lastimarse en el primer día en que participan en deportes, pero los padres y entrenadores cuidadosos deben estar conscientes de los riesgos y asegurarse de que los niños tengan el equipo y el programa de actividades adecuados para mejorar sus probabilidades de evitar lesiones.

Compromiso de tiempo

Los jóvenes que son muy bien organizados y pueden balancear las demandas de la escuela, la familia, los amigos y otras actividades por lo general pueden incluir los deportes en su vida sin muchos problemas. Pero debido a que los deportes juveniles se han vuelto más sofisticados, como los programas de entrenamiento para todo el año de los estudiantes de bachillerato y las ligas AAU que mantienen a los niños jugando béisbol, soccer, voleibol, etc., durante meses enteros, la capacidad para manejar todas esas demandas se vuelve cada vez más difícil.

Más galerías de fotos



Escrito por james roland | Traducido por alejandro cardiel