¿Existen hierbas para tratar la colitis?

La colitis ulcerosa, que a menudo se denomina sólo colitis, es un trastorno crónico del intestino grueso que se caracteriza por úlceras e inflamación en el colon. La colitis es una forma de enfermedad inflamatoria intestinal (IBD). Es importante que los pacientes que experimentan colitis se aseguren de consumir una dieta nutritiva y eviten los alimentos que agravan los síntomas de la afección. Según una reseña publicada en "Saudi Journal of Gastroenterology" en 2012, aproximadamente el 89,9 por ciento de los estadounidenses adultos se tratan con medicina china tradicional, incluso con productos herbales, algunos de los cuales pueden beneficiar a los pacientes con colitis. Siempre debes consultar con tu médico antes de usar remedios a base de hierbas.

Ejemplos de hierbas


El aloe vera es el remedio herbal más común para tratar la colitis.

Según la reseña "Saudi Journal of Gastroenterology", varios estudios investigaron el uso de hierbas en el tratamiento de la colitis. La hierba más popular con este fin es el aloe vera, una planta tropical conocida por sus propiedades antiinflamatorias. La boswellia serrata, también conocida como incienso indio, contiene ácido boswélico que puede generar efectos antiinflamatorios y antidiarreicos en el colon. Está demostrado que el butirato es un suplemento eficaz en forma de cápsulas o de enema para los pacientes con colitis. Otras hierbas que se investigaron por sus posibles beneficios para los pacientes con colitis incluyen regaliz, olmo resbaladizo, extractos de tormentila, curcumina, alimento de cebada germinada, bromelina y pslio.

Eficacia de las hierbas


Está demostrado que varias hierbas ayudan a pacientes con colitis.

Un estudio publicado en "Alimentary Pharmacology & Therapeutics", en 2004, demostró que el tratamiento con el gel de aloe vera produjo remisión en el 30 por ciento de pacientes con colitis que participaron en el estudio, y el 47 por ciento tuvo respuestas negativas al tratamiento. En 2001, "Planta Medica" publicó un estudio que demostró que el 70 por ciento de los pacientes con colitis crónica que participaron en el estudio experimentaron remisión después de un tratamiento con resina de goma de boswellia serrata. En un estudio publicado en "Digestive Diseases and Sciences" en 2000, los científicos descubrieron que los pacientes con colitis tratados con una combinación de butirato y mesalazina demostraron una leve mejoría mayor que la de los pacientes tratados sólo con mesalazina. Los efectos de regaliz, jugo de pasto de trigo, curcumina, alimentos de cebada germinada, bromelina y psilio aún no se estudiaron en profundidad, pero parecen ser beneficiosos en pacientes con colitis.

Mecanismos de acción


Las hierbas que se utilizan para tratar la colitis tienen diversos mecanismos de acción.

Las hierbas como aloe vera, boswellia serrata, butirato, curcumina y bromelina son conocidas por sus efectos antiinflamatorios beneficiosos en pacientes que experimentan colitis. Los principales síntomas de la colitis se producen por la inflamación del colon, de modo que las hierbas que luchan contra este síntoma son ideales como remedios para tratar la colitis. Otras hierbas, como regaliz, se utilizan por sus efectos positivos sobre el sistema inmunológico. Los extractos de olmo resbaladizo y de tormentila se utilizan como antioxidantes para tratar la colitis. El psilio se utiliza por sus propiedades que aportan fibra. Está demostrado que los alimentos de cebada germinada prolongan la remisión en pacientes con colitis debido a sus características prebióticas.

Peligros e ideas erróneas

Es peligroso utilizar un remedio a base de hierbas sin consultar previamente con tu médico. Los efectos a largo plazo de muchas hierbas aún no se estudiaron, de modo que se necesita mayor investigación. Se deben llevar a cabo estudios doble ciego más amplios antes de llegar a conclusiones acerca de la eficacia de cualquier hierba. Como las hierbas medicinales se utilizan desde el siglo III, muchas personas creen que lo "natural" equivale a "seguro". Los efectos de una hierba pueden ser impredecibles e incluso más fuertes que los de un medicamento recetado.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por dakota karratti | Traducido por vanesa sedeño