¿Existe un remedio herbal para tratar una infección respiratoria bacteriana?

Las infecciones respiratorias bacterianas pueden afectar a personas de todas las edades; sin embargo, los ancianos, los niños y las personas fumadoras son más susceptibles a esta condición. Las infecciones respiratorias bacterianas más comunes son la neumonía y la bronquitis, y si bien la gravedad puede variar, estos tipos de infecciones suelen tratarse por medio de antibióticos. Si bien la medicina alternativa no está completamente respaldada por la comunidad científica, se pueden utilizar algunas hierbas con propiedades antibacterianas para aliviar y tratar estas infecciones. Antes de comenzar una rutina médica a base de hierbas, consulta las dosis adecuadas con tu médico.

Equinácea


Primer plano de una abeja sobre una flor de equinácea.

Los nativos americanos utilizaron equinácea por sus propiedades medicinales durante 400 años para tratar infecciones y enfermedades en genera. Esta hierba contiene compuestos activos múltiples, que incluyen aceites volátiles, alcamidas, glicoproteínas, flavonoides y polisacaridos. La combinación de estos químicos le aporta las propiedades medicinales a la equinácea. Si bien la eficacia de esta hierba para tratar las infecciones respiratorias aún se investiga dentro de la comunidad científica, el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria afirma que se demostró que la equinácea resultó eficaz para tratar y reducir la gravedad de las infecciones respiratorias. Los pacientes alérgicos a las plantas en la familia de las asteráceas no deben consumir equinácea, porque pueden experimentar una reacción alérgica. Consulta el consumo de equinácea con tu médico para asegurarte de que sea seguro para ti.

Ajo

El uso del ajo para fines médicos se remonta al antiguo Egipto, y desde esos tiempo se utilizó para tratar enfermedades cardiovasculares, cáncer y el resfrío común. El compuesto activo primario en el ajo es la aliina; sin embargo, este compuesto se convierte en alicina cuando se tritura un diente de ajo. El ajo contiene una concentración elevada de antioxidantes, que trabajan para reducir los radicales libres y reparar el daño que producen estas células rebeldes. El Centro Médico de la Universidad de Maryland afirma que el ajo fortalece el sistema inmune. Según un estudio en el que 150 participantes recibieron suplementos con ajo o un comprimido con placebo durante 12 semanas, se determinó que quienes recibieron el suplemento experimentaron menos resfríos y y los síntomas de la condición se disiparon más rápido que en el caso de los participantes que recibieron el placebo. Debido a las propiedades antibacterianas presentes en el ajo, esta hierba puede ser un remedio herbal eficaz para tratar infecciones respiratorias bacterianas. Consulta con tu médico si el ajo es beneficioso para tu afección.

Jengibre


Corta raíz de jengibre sobre una tabla para cortar.

El jengibre es la raíz de la planta zingiber officinale y es originaria de las regiones indígenas, asiáticas y árabes. Esta raíz se utiliza con fines medicinales desde hace más de 2000 años y está formada por compuestos fenólicos picantes y aceites volátiles. El sitio web MedlinePlus informa que el jengibre se puede ser usar para tratar la bronquitis y las infecciones respiratorias bacterianas. Si bien el jengibre se suele prescribir como medicina alternativa, existen muy pocos datos científicos para respaldar el uso de esta hierba para tratar infecciones dérmicas. Sin embargo, debido a las propiedades antiinflamatorias y antibacterianas en el jengibre, su capacidad para aliviar infecciones respiratorias bacterianas es prometedora. Consulta con tu médico antes de consumir esta hierba.

Eucalipto


Las flores de eucalipto crecen en un árbol.

El eucalipto es originario de las regiones mediterráneas, y las hojas y el aceite que provienen de la planta de eucalipto contienen propiedades fungicidas y antibacteriales, según informa el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Los productos químicos activos primarios en el eucalipto incluyen taninos, aceites volátiles y cineol. Estas sustancias proporcionan a la planta las propiedades antibacterianas, antisépticas y antiinflamatorias. Debido a la fuerte olor que emite esta hierba, se utiliza como sal aromática. Para ayudar a tratar una infección respiratoria bacteriana, se puede inhalar aceite de eucalipto; para hacerlo, vierte entre 5 y 10 gotas de este esencial en 2 tazas de agua hirviendo. Luego acerca tu cabeza sobre el vapor que genera el agua y respira profundamente. El eucalipto también se puede consumir por vía oral en forma de té elaborado con hojas frescas. Consulta con tu médico antes de consumir eucalipto para tratar una infección respiratoria bacteriana.

Más galerías de fotos



Escrito por jonathan mclelland | Traducido por vanesa sedeño