¿Existe un remedio casero efectivo para las mujeres embarazadas que sufren de cefalea en racimo?

La cefalea (dolor de cabeza) en racimo es una de las formas más severas de migraña que existen, explican numerosas fuentes de salud en línea. Este tipo de jaqueca severa se caracteriza por el dolor intenso que se produce en o alrededor de los ojos y a un lado de la cabeza; el cual se mantiene constante durante un período de tiempo prolongado -como puede ser semanas o meses- antes de desaparecer. Las mujeres embarazadas que sufren este problema pueden recurrir a algunos remedios caseros para combatir el dolor. Consulta a un profesional de la salud antes de tomar cualquier hierba o medicamento durante tu embarazo.

Descanso

Una crisis de cefalea en racimo puede atacar de manera repentina y también desaparecer rápidamente. Recostarse en un lugar fresco y oscuro y tratar de dormir una siesta puede reducir la cantidad de tiempo que el dolor se prolonga e incluso limitar su intensidad. Lo ideal es mantener un horario regular de sueño para prevenir que se produzcan nuevos episodios. Cuando una crisis de dolor te ataque, colócate una toalla fría en el sitio exacto del dolor. Esto puede reducir su intensidad. Si notas que el frío empeora tu estado, prueba con un paño caliente o simplemente aplica un poco de presión ligera en el área.

Evita los detonantes

El alcohol es un detonante muy conocido de los dolores de cabeza en racimo, así que debes evitarlo, sobre todo durante el embarazo. Algunos olores intensos o alimentos fuertes pueden desencadenar episodios de cefalea en racimo en muchas mujeres. Por su parte, el embarazo hace que algunas mujeres sean más sensibles a los olores y sabores. Durante este periodo, puede ser muy útil llevar en tu bolso un paño rociado con jugo de limón o tu aceite esencial favorito para que puedas olerlo cuando hay un olor ofensivo presente.

Prueba la pimienta de cayena

La pimienta de cayena, también conocida como capsaicina, se utiliza como analgésico desde tiempos remotos. Mezcla 8 onzas de agua tibia con una cucharadita de pimienta de cayena para crear un "té de pimienta", y tómalo una o dos veces al día para reducir la incidencia y la intensidad de la cefalea en racimo. Se cree que la pimienta de cayena puede reducir la inflamación de los vasos sanguíneos, que es la causa de las molestias experimentadas durante cualquier dolor de cabeza. El University of Maryland Medical Center apunta que cuando se aplica cerca de la nariz, la capsaicina puede ser un remedio eficaz para este problema. Dicho procedimiento debe realizarse bajo la supervisión de un profesional de salud o de un herbolario calificado. Típicamente, la pimienta de cayena se mezcla con agua y se coloca en el interior de una botella de lubricante nasal o se aplica con un gotero.

Haz ejercicio

Algunas mujeres logran controlar la cefalea en racimo haciendo un poco de ejercicio en cuanto se presentan los primeros síntomas, así que puedes probar dando un paseo o haciendo yoga prenatal. Cabe la posibilidad de que el ejercicio exacerbe el dolor. Si esto ocurre, mejor trata de descansar. Normalmente, el ejercicio acelera el flujo sanguíneo y libera endorfinas, unos químicos naturales que alivian el dolor en el cuerpo. La American Pregnancy Association señala que algunas técnicas de relajación como el yoga, pueden aliviar los dolores de propios de la migraña. Esto puede aplicarse a las jaquecas en racimo. Sin embargo, la única manera de determinar la efectividad de este método es que lo pruebes por ti misma y averigües si te funciona.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah harding | Traducido por pei pei