¿Existe alguna relación entre los problemas de la próstata, las enfermedades de la vesícula biliar y el colesterol alto?

Tu hígado es un órgano importante productor de colesterol. Una parte del colesterol se usa para producir la bilis, que se almacena en tu vesícula biliar. El exceso de colesterol en la bilis puede producir enfermedades en la vesícula. Una parte del colesterol del hígado se secreta en la sangre, y un nivel alto de colesterol en la sangre es un factor de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La evidencia reciente sugiere que el colesterol también juega un papel en los problemas de la próstata en los hombres. Controlar el colesterol en el hígado y en la sangre puede ayudar a reducir tu riesgo de desarrollar enfermedades de la vesícula biliar y la próstata, además de reducir tu riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos.

El colesterol y las enfermedades de la vesícula biliar

La vesícula biliar es un pequeño órgano en forma de pera localizado en el área abdominal superior derecha, cerca de la parte inferior derecha de tu hígado. Esencialmente es un tanque de almacenamiento para la bilis producida en tu hígado. Comer ocasiona que tu vesícula se contraiga, y la bilis es secretada en tu intestino delgado para ayudarte con la digestión y absorción de la grasa de tu dieta. Normalmente la bilis contiene grandes cantidades de colesterol, pero tener demasiado colesterol en tu hígado o un metabolismo anormal de dicha sustancia puede ocasionar que la bilis sea sobrecargada con colesterol. El colesterol adicional en la bilis puede acumularse y formar cálculos biliares, que pueden bloquear el flujo de bilis a tu intestino delgado y producir un dolor abdominal característico llamado cólico biliar.

El papel del colesterol en el cáncer de próstata

El papel del colesterol en la ocurrencia y el desarrollo del cáncer de próstata es complejo y aún no se comprende completamente, de acuerdo a un análisis publicado en la edición de octubre del año 2012 de "Journal of Molecular Biomarkers and Diagnosis". El colesterol es un componente de las membranas de todas las células de tu cuerpo, y es necesario para el crecimiento normal del tejido y para el crecimiento del tejido canceroso. Una teoría sugiere que tener un exceso de colesterol en las membranas celulares puede estimular la conversión de las células normales de la próstata a células cancerígenas. El colesterol también se usa para generar hormonas sexuales como la testosterona. Esta puede ser convertida en dihidrotestosterona, un compuesto que puede incrementar el crecimiento del tejido de la próstata.

El cáncer de próstata y el colesterol en la sangre

Aunque tener un nivel de colesterol alto en la sangre no es un factor de riesgo establecido para la ocurrencia de cáncer de próstata, es posible que tenga un papel importante en el crecimiento del cáncer de próstata. Se ha descubierto que los niveles de colesterol altos en la sangre están asociados con las ocurrencias de cáncer de próstata agresivas y de alto grado, de acuerdo a un estudio publicado en la edición del 19 de enero del año 2012 de "BMC Cancer". Un análisis de los datos obtenidos del Prostate Cancer Prevention Trial descubrió que los hombres con un nivel de colesterol normal en la sangre estaban en un riesgo más bajo de padecer cáncer de próstata agresivo que los hombres con colesterol alto. El reporte aparecí en la edición de noviembre del año 2009 de “Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention”.

Cómo reducir tu riesgo

Tener un nivel de colesterol alto en la sangre no necesariamente significa que desarrollarás cálculos biliares. Sin embargo las guías de la American Heart Association sugieren que una dieta alta en colesterol eleva tu riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Puedes reducir tu riesgo de padecer enfermedades cardíacas con una dieta rica en alimentos altos en fibra de grano entero, frutas, verduras y legumbres, eligiendo carnes bajas en grasa y consumiendo pescados de mar grasos como el salmón al menos dos veces a la semana. La Harvard Medical School advierte con cautela que consumir una dieta rica en alimentos como las carnes rojas y los productos lácteos puede incrementar tu riesgo de padecer cáncer de próstata. Una dieta rica en frutas y verduras, especialmente los alimentos hechos a base de tomate que contienen licopeno, puede reducir tu riesgo de padecer cáncer de próstata.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por michael r. peluso, ph.d. | Traducido por juliana star