¿Existe un incremento en las necesidades proteicas después de una cirugía de rodilla?

Dependes de tus rodillas para ir de un lugar a otro. Cuando sufres una lesión o tienes una enfermedad degenerativa como la osteoartritis, puedes requerir cirugía para caminar sin sufrir dolor. Varios factores contribuyen a tu recuperación, incluyendo la dieta, y puede que quieras incrementar la ingesta de proteína para facilitar la sanación. Habla siempre con un médico antes de comenzar una dieta post-operatoria.

Cómo ayuda la proteína

Después de una cirugía de rodilla, la incisión y las zonas de reparación requieren tiempo para que se regeneren nuevas células en las zonas dañadas. Conseguir proteína suficiente en tu dieta diaria es vital para sanar las heridas que siguen a una cirugía de rodilla, dicen los doctores naturopáticos Douglas MacKay y Allan Miller en "Alternative Medicine Review". Dos aminoácidos que han sido asociados con la sanación de heridas son la arginina y la glutamina, que están presentes en alimentos como carne, lácteos descremados, frijoles y nueces. La nutricionista Angela Pifer resalta que estos aminoácidos juegan un rol vital en la reparación de tejidos y en la construcción de células del sistema inmune llamadas anticuerpos, que también están compuestas de proteínas.

Investigación

Un estudio de 2004 publicado en “Kinesiology” evaluó la relación entre la suplementación proteica y la recuperación post-operatoria de la cirugía de rodilla en jugadores de fútbol profesionales. Los participantes tuvieron una dieta estándar que fue suplementada con 1 gramo de proteína de la leche y el huevo por cada kilogramo de su peso corporal, mientras que un grupo control de pacientes no consumieron el suplemento. Los investigadores midieron factores como el rango de movimiento, medidas musculares y evaluaciones musculares, encontrado que una mayor ingesta de proteína producía menor pérdida muscular, particularmente en los cuádriceps.

Recomendaciones post-operatorias

Aunque tu médico puede hacer recomendaciones individualizadas en base a tu salud y recuperación esperada, existen algunos consejos para el consumo post-operatorio de proteínas. Consumir 1 gramo de proteína por cada 2 libras de tu peso corporal es una buena regla general después de una cirugía. Por ejemplo, si pesas 120 libras, se recomienda consumir unos 60 gramos de proteína por día. Variar las fuentes proteicas (como carnes rojas, de pollo, frijoles, soja, productos lácteos descremados y polvos proteicos) puede darte una mayor variedad de aminoácidos.

Advertencia

Aunque una dieta rica en proteína puede ser adecuada en las semanas que siguen a una cirugía, esta no suele ser recomendada como método de pérdida de peso a largo plazo. Esto se debe a que tus riñones y tu hígado deben degradar la proteína para que el cuerpo pueda utilizarla. Si consumes demasiada, puedes afectar negativamente estos órganos. Cuando tu médico te permita reducir la ingesta de proteína, es más adecuado comenzar a consumir 1 gramo de este nutriente por cada 3 libras de peso corporal. Si tienes enfermedades renales o hepáticas, debes hablar con tu médico sobre las alteraciones en la dieta después de una cirugía de rodilla.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por mariana palma