¿Por qué exhalas por la nariz cuando nadas?

Los nadadores principiantes tienden a contener la respiración mientras nadan, resultando en un viaje menos eficiente por el agua. Aprender a inhalar y exhalar correctamente mientras nadas hace que te mantengas relajado y siempre con aire, incluso si salpicas y nadas furiosamente hacia una meta. Parte de la técnica de respiración adecuada es exhalar por la nariz como una manera de combinar el ritmo eficaz y la protección de los senos paranasales.

Ritmo de exhalación

Al nadar con un movimiento que requiere que tu cara esté en el agua, tienes que tener alguna manera no sólo para inhalar sino para exhalar también. Obviamente no puedes inhalar mientras tu cara está sumergida, para salir a tomar aire o gira la cara para tomar un nuevo aliento. Exhalar en este punto es ineficiente y rompe el ritmo de tu carrera. Si intentas disminuir la velocidad para compensar el tiempo extra necesario para exhalar, unos segundos afectan a tu ritmo de carrera, te arriesgas a ir tan despacio que no te quedarás a flote. Eso deja a exhalar mientras tu rostro se encuentra en el agua.

Por qué la nariz

Toma un jarrón vacío y sumérgelo en un fregadero lleno de agua. Verás como el agua inmediatamente empieza a llenarlo cuando la apertura llegue a la línea de agua. Lo mismo sucede cuando tus fosas nasales golpean el agua, pero en vez de llenar la cavidad de una callejón sin salida del agua, llena la nariz y los senos paranasales, que la mayoría de la gente no parece agradable. Si respiras por la nariz cuando el agua llega a la cara, el aire sale por fuerza para permanecer fuera del agua. También empuja hacia fuera cualquier agua que metió en la nariz si te olvidaste de empezar a exhalar justo cuando tocaste el agua. Algunos entrenadores de natación te pedirán que exhales en parte por la nariz y por la boca simultáneamente cuando te sumerjas, pero el uso de la boca no significa que exhales por la nariz menos o sólo en ciertos momentos.

Pinzas para la nariz

Las pinzas para la nariz te ayudarán a mantener el agua fuera de la nariz, pero también previenen la respiración por la nariz, así que estás detrás de un patrón de respiración ineficaz. Puede haber situaciones en las que tengas que usar pinzas para la nariz de todos modos, como si un químico de la piscina es irritante para tu nariz. Aún así, recuerda que un poco de agua aún puede entrar cuando te sumerges bajo el agua o al chapotear puede golpear la cara y entrar en la nariz. El Dr. Tom Smith, columnista médico de "The Guardian" aconseja a un nadador tratar con una situación semejante a probar los tapones de la nariz y gafas de natación, ya que las fosas nasales y los ojos están conectados por conductos. Acude a un médico para confirmar que es la irritación de un producto químico y no una infección o una alergia. Si estás en una situación donde tienes que ser capaz de exhalar bajo el agua, como entrenamiento para una carrera o simplemente aprender a nadar correctamente, tendrás que encontrar otra piscina.

Práctica

David G. Thomas, autor de “Swimming: Steps to Success” (La Natación: Pasos hacia el Éxito), establece un sencillo ejercicio para llegar antes a la respiración mientras nadas. Mientras estés en el agua, toma el lado de la piscina para sostenerte y mantenerlo en su lugar. Coloca un dispositivo de flotación entre las piernas para que te quedes a nivel sin tener que preocuparte de las patadas. Inhala con la cabeza hacia el lado, coloca la cara en el agua y empieza a soplar el aire por la nariz. El nadador olímpico Janet Evans informa en su libro “Janet Evans’ Total Swimming” (Natación Total de Janet Evans) que deberías dejar rápidamente que cualquier aire restante justo antes de que saques tu cara a tomar otro aliento.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne s. wiley | Traducido por maria gloria garcia menendez