Exfoliante facial casero para el acné

Escrito por Kimbry Parker | Traducido por Alejandra Rojas
Lava tu cara con un exfoliante facial para ayudar a alejar la grasa que causa acné.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

El acné es un problema que varias personas atribuyen a la adolescencia. Una espinilla puede aparecer durante la noche antes de una gran fecha. Desafortunadamente, también pueden aparecer en los adultos. Ya sea que tengas parches de acné que llene tu piel o simplemente tengas unas espinillas molestas que salen de vez en cuando, no tienes que gastar en exfoliantes faciales para el acné. Intenta crear tu propio exfoliante con ingredientes naturales para ayudar a llevar al acné de regreso a la época de la escuela.

Exfoliante de avena de nuez y especias

Vierte 2 tazas de copos de avena, 1/2 taza de almendras, 1 cucharadita de lavanda seca y 3 cucharaditas cada una de menta y de hojas de caléndula en una licuadora o procesador de comida. Mezcla los ingredientes así quedan como polvo fino.

Pasa el polvo a un tazón. Agrega 1/2 taza de arcilla verde en polvo. Revuélvelo bien con una cuchara. Puedes almacenar la porción sin utilizar de la mezcla en un lugar frío en un contenedor hermético por hasta 3 meses.

Mezcla 1 cucharadita de la mezcla en polvo con 1 cucharadita de agua cuando estés lista para exfoliar tu cara. Aplica el exfoliante sobre tu piel, luego déjalo secar completamente antes de enjuagarlo con agua tibia.

Tan dulce como para comerlo

Coloca 2 cucharadas de chocolate en un tazón para microondas. Puedes utilizar chocolate caliente, chocolate de leche o cualquier tipo que tengas a la mano. Calienta el chocolate por 20 a 30 segundos o hasta que esté completamente derretido.

Agrega 2 cucharadas de avena, 1/4 de taza de crema de leche, 1 cucharada de miel y 2 cucharadas de queso cottage. Revuélvelo bien con una cuchara para combinar todos los ingredientes.

Frota la mezcla sobre tu cara. Déjala reposar por 20 minutos si quieres consentir bastante tu piel o enjuágala después de frotarla por uno o dos minutos para una limpieza rápida. Desecha el exfoliante que no hayas utilizado.

Regresa a lo básico con bicarbonato de sodio

Vierte 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en un tazón.

Agrega 1 cucharada de agua filtrada tibia lentamente sobre el bicarbonato. Revuélvelo con una cuchara hasta que se forme una pasta espesa.

Frota la mezcla sobre tu cara por cerca de un minuto utilizando movimientos circulares. Enjuaga tu cara con agua tibia. Desecha el exfoliante facial sin utilizar.

Advertencias

Presta atención a tu piel cuando utilices estos exfoliantes. Utiliza el exfoliante una vez al día si tu piel puede tolerarlo. Si notas enrojecimiento, irritación o que el acné empeora, disminuye la frecuencia de su uso o deja de utilizarlo.