Exfoliante facial casero contra el envejecimiento

No puedes cambiar el hecho de que tu piel envejezca contigo, las líneas finas de expresión y las arrugas son una parte natural de la vida. Sin embargo, con los tratamientos adecuados puedes evitar estas señales de envejecimiento por un tiempo más. También pueden infundir tu cara con la hidratación que puede darle a la piel seca y envejecida una apariencia fresca y rejuvenecida. Lo mejor de todo, en lugar de contener químicos, estos exfoliantes están hechos de ingredientes naturales, como jugo de limón, avena y miel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Arroz
  • Jugo de limón
  • Néctar de agave
  • Tazón pequeño
  • Avena
  • Semillas de granada (pomegranate)
  • Procesador de comida
  • Suero de leche
  • Miel
  • Papaya o piña (pineapple)
  • Bicarbonato de sodio
  • Limón
  • Miel
  • Almendras picadas
  • Menta

Instrucciones

  1. Combina 1/2 taza de arroz cocido, 1 cucharada de jugo de limón y 1 cucharada de néctar de agave en un tazón pequeño. Aplica la mezcla sobre la piel seca utilizando movimientos circulares pequeños por uno o dos minutos. Enjuaga bien el exfoliante con agua tibia. El limón en esta receta llena de brillo la piel opaca, el néctar provee hidratación y el arroz exfolia y remueve la piel muerta. Este exfoliante también funciona bien en las manos ásperas y las callosidades.

  2. Mezcla 1 taza de avena sin cocer y 2 cucharadas de semillas de granada en un procesador de comida. Pasa la mezcla a un tazón y luego agrega 2 cucharadas de suero de leche y 2 cucharadas de miel. Aplica la mezcla sobre tu cara, déjala reposar por unos minutos y luego enjuágala con agua tibia. La miel es un humectante natural, la avena funciona como exfoliante y las semillas de granada contienen unos componentes anti-envejecimiento, como la vitamina C y antioxidantes.

  3. Frota una rodaja de papaya o piña sobre tu frente, nariz, mejillas y barbilla. Evita el área de los ojos. Después de cinco minutos, pasa una pizca de bicarbonato de sodio sobre la piel, luego enjuaga tu cara con agua tibia. El ácido en estas frutas exfolia y llena de brillo la piel, trabajando como un peeling químico suave. El bicarbonato neutraliza el jugo ácido de la fruta mientras que también exfolia la piel suavemente.

  4. Exprime el jugo de la mitad de un limón en un tazón pequeño. Agrega 1 cucharada de miel y un puñado de almendras finamente picadas. Vierte 2 cucharadas de menta fresca picada. Revuélvelo bien y luego aplícalo suavemente sobre tu cara. Enjuaga el exfoliante con agua tibia después de unos minutos. La miel en esta receta hidrata y suaviza la piel, la cual puede ayudar a prevenir arrugas. Las almendras también tienen propiedades hidratantes y vitamina A y la textura granulosa crea un buen exfoliante. La menta tiene propiedades antisépticas y astringentes que estimulan las células de la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por alejandra rojas