Cómo hacer un exfoliante facial de azúcar en casa

El azúcar no es sólo buena para hornear o añadir un poco de dulzura a tu taza de café. Este producto en la cocina también puede ser utilizado para hacer una limpieza facial. El azúcar es un poco abrasiva, por lo que funciona bien para fregar la piel muerta y seca en la cara. Cuando se combina con un agente hidratante, no sólo eliminas la suciedad de la piel, sino también hidratas la piel en el proceso.

Exfoliante hidratante

La glicerina es un humectante, lo que significa que no sólo ayuda a la piel a retener la humedad, sino que atrae la humedad. Así que la combinación de glicerina y azúcar para una limpieza facial sacude la piel muerta, mientras que adhiere humedad al mismo tiempo. Para hacer un exfoliante facial de glicerina y azúcar, mezcla partes iguales de azúcar blanco y glicerina vegetal en un tazón. Añade unas gotas de gel de aloe vera y dos gotas de tu aceite esencial favorito, si quieres darle a tu exfoliante un agradable aroma. Humedece la piel con agua y luego frota tu cara con la mezcla. Deja actuar durante unos minutos y luego enjuaga con agua fría. Puedes comprar la glicerina en la mayoría de las farmacias y droguerías.

Exfoliante anti-bacterial

Al igual que la glicerina, la miel es un humectante. También contiene propiedades anti-bacterianas para ayudar a deshacerte de las bacterias en la piel que puede causar acné y otras imperfecciones faciales. Mezcla 1 taza de azúcar morena, 1/2 taza de miel y 1 cucharada de leche entera en un tazón. Frota la mezcla sobre tu rostro seco y frota suavemente. Si tienes tiempo, deja sobre la piel durante 10 a 20 minutos antes de enjuagar. Enjuaga con agua fría. Es posible que necesites usar un paño húmedo para eliminar toda la mezcla, ya que será muy pegajosa la combinación de la miel y el azúcar. Almacena cualquier exfoliante restante en un recipiente hermético en el refrigerador.

Exfoliante tonificante

El jugo de limón tiene agentes blanqueadores suaves, por lo que aligera las manchas de la edad en la piel. También ayuda a tensar la piel y hacer que sea suave y flexible. Mezcla el jugo de limón con azúcar y tendrás un exfoliante que tonifique tu cara mientras la exfolia. Para hacer este exfoliante, mezcla partes iguales de azúcar blanco y jugo de limón. Lo mejor es utilizar jugo de limón recién exprimido, pero si no tienes, el embotellado va a funcionar. Mezcla el azúcar y el jugo de limón hasta formar una pasta. Aplica la mezcla en la cara y frota tu cara con las yemas de los dedos. Deja actuar durante 10 minutos y luego enjuaga con agua fría.

Consejos de exfoliación

Puesto que el azúcar es un exfoliante, es importante utilizar un exfoliante facial de azúcar adecuadamente para que la piel no se irrite. Comienza a usar un exfoliante facial de azúcar una vez por semana. Entonces, si tu piel lo tolera bien, utiliza el exfoliante hasta tres veces por semana. Después de la exfoliación con un exfoliante facial azúcar, acaricia tu piel seca con una toalla suave y aplica crema hidratante. Presta atención a tu piel, si notas que tu cara se pone roja, inflamada o irritada, deja de usar el exfoliante inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por juan ignacio ceviño