Exfoliación con glicólico vs. microdermabrasión para obtener resultados antiedad

Las exfoliaciones con ácido glicólico y la microdermabrasión son dos técnicas de rejuvenecimiento de la piel que pueden ayudar a corregir y prevenir muchos de los primeros signos de envejecimiento, como las patas de gallo, manchas y opacidad de la piel. Cada procedimiento utiliza un método diferente para llevar a cabo la misma tarea, eliminar las células sin brillo de la piel que forman la capa superior de la epidermis. Algunos dermatólogos recomiendan alternar los dos procedimientos para aumentar sus beneficios antienvejecimiento.

Microdermabrasión

Para un tratamiento de microdermabrasión, un dermatólogo utiliza una varita especial que pulveriza cristales de óxido de aluminio abrasivos en la superficie de la piel, lo cual afloja y elimina la capa superior de las células. La varita también incorpora un componente de succión que aspira el exceso de células, así como los cristales fuera de la piel. La American Academy of Dermatology recomienda una serie de seis a 13 sesiones de microdermabrasión para obtener resultados óptimos de antienvejecimiento. Para el 2010, los tratamientos de microdermabrasión profesional se encontraban entre US$100 y US$200 por sesión.

Exfoliación con ácido glicólico

Una exfoliación superficial con ácido glicólico utiliza un agente exfoliante de ácido glicólico con baja concentración que penetra la capa superior de la piel, haciendo que se desprenda. Los agentes de blanqueo, como la hidroquinona o el ácido kójico, pueden incluirse en la mezcla de productos químicos para mejorar los beneficios de decoloración de la piel del procedimiento. Quienes lo utilizan pueden experimentar enrojecimiento de la piel y descamación de hasta una semana después del procedimiento. La American Academy of Dermatology recomienda de tres a cinco exfoliaciones superficiales, las cuales oscilan entre US$150 y US$300, para obtener óptimos resultados.

Beneficios antiedad

Ambos procedimientos restauran la vitalidad de la piel eliminando la capa externa de células muertas, lo cual revela las células de la piel más jóvenes y saludables que se encuentran directamente debajo. La piel también responde al tratamiento aumentando la producción de células, lo que permite que un nuevo lote de células nuevas y saludables lleguen rápidamente a la superficie de la piel en las semanas después del procedimiento. La microdermabrasión y la exfoliación con glicólico también estimulan la producción de colágeno, la proteína estructural de la piel, lo que ayuda a suavizar las líneas finas y las arrugas.

Precauciones

Ambos procedimientos hacen que el área tratada sea más sensible al sol, así que usa un protector solar SPF alto, cuando salgas. Si tomaste recientemente la isotretinoína para el acné, eres propenso a las cicatrices o úlceras bucales o tienes cicatrices con queloides, informa a tu médico antes de someterte a cualquier tratamiento. La microdermabrasión puede inducir algunos efectos secundarios leves como moretones o una ligera sensación de escozor, la cual se calmará sin tratamiento. En raras ocasiones, las exfoliaciones con ácido glicólico pueden causar cicatrices, infecciones o cambios no deseados en la pigmentación en algunos tipos de piel. Sin embargo, la probabilidad de experimentar estos efectos adversos se reducen siguiendo muy de cerca las instrucciones de cuidado de tu médico después de la cirugía, dice la American Academy of Dermatology.

Equipos caseros

Varios minoristas cosméticos ofrecen equipos de exfoliación de microdermabrasión y químicos disponibles para su compra. Estas versiones caseras no pueden ofrecer un resultado tan evidente como sus contrapartes profesionales, pero son una opción de menor costo si las sesiones profesionales no entran dentro de tu presupuesto. Si utilizas un tratamiento casero, asegúrate de seguir las instrucciones adjuntas de cerca y no apliques el tratamiento con más frecuencia de lo recomendado para evitar efectos adversos.

Más galerías de fotos



Escrito por claire mcadams | Traducido por mary gomez