Exfoliación para el acné

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., el acné es la enfermedad más común de la piel. El acné afecta generalmente la parte superior del cuerpo: la cara, pecho, cuello, espalda y hombros. Es causado por las glándulas sebáceas de la piel que producen demasiado aceite o el sebo que obstruye los poros y proporciona un medio de cultivo ideal para las bacterias que causan el acné. La exfoliación elimina las células de la piel muertas de la superficie, dando a la piel un aspecto mejorado y ayudando a minimizar los poros tapados.

Tipos

La exfoliación puede ser química o física. La exfoliación química implica el uso de productos químicos, tales como el ácido glicólico, para disolver y eliminar la capa superior de células muertas de la piel. Las exfoliaciones químicas pueden hacerse despellejando la piel. La exfoliación física implica el uso de un agente físico, tal como gránulos de azúcar, para quitar la capa superior de células muertas de la piel. Evita los agentes físicos naturales que puedan rayar la piel, tales como los huesos de albaricoque.

Intensidad

Si tienes acné, exfolia suavemente. Esto significa evitar los productos químicos que son demasiado fuertes para la piel o los agentes físicos que pueden causar que tu piel se inflame y se irrite. La exfoliación demasiado intensa, ya sea en la fuerza de la frecuencia, puede exacerbar el acné. Más no es mejor en este caso.

Humedad

Hidrata la cara después de la exfoliación. Si no repones los aceites naturales de la piel eliminados durante la limpieza puedes aumentar la producción de aceite natural. Elige una crema hidratante diseñada para tu tipo de piel, y que sea libre de aceite y hecha para no obstruir los poros (no comedogénicos). Utiliza sólo productos diseñados para la cara, no uses, por ejemplo, loción para el cuerpo en esta zona.

Piel

Cuando utilices un producto tópico que contenga ingredientes exfoliantes como el ácido cítrico o alfa-hidroxi-ácidos, evita la exfoliación adicional a tu plan de tratamiento de cuidado de la piel. Seca tu piel con golpes suaves en lugar de frotar. Utiliza productos tópicos como se indica, en términos de frecuencia y cantidad aplicada.

Recomendaciones

La Academia Americana de Dermatología no recomienda el uso de la exfoliación, si tienes acné. Se recomienda la limpieza suave y el uso de un medicamento tópico para los casos leves de acné. Los casos más graves o resistentes de acné deben ser tratados por un dermatólogo.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie crumley hill | Traducido por natalia pérez