Excursionismo (hiking) en Washington: Mantente a salvo de los insectos

La porción Noroeste del Pacífico que abarca a Washington tiene una extensión aproximada de 7 millones de acres de bosques madereros; entre ellos se encuentran caminos perfectos para el excursionismo (hiking) que atraviesan el estado y las tierras federales. Hondonadas de flores y piscinas de marea besan los exuberantes bosques tropicales y todo el conjunto se vuelve el hogar de distintas especies de vida salvaje, desde moluscos hasta el oso negro. Es importante evitar encuentros con animales o plantas peligrosos de cualquier tamaño; sin embargo, son las criaturas más pequeñas del bosque, los insectos, los que con mayor probabilidad terminarán arruinando lo que sin ellos sería una caminata deliciosa.

Abejas y avispas


Washington es el hogar de docenas de especies distintas de avispas.

En la mayor parte de los casos no se considera agresivas a las dos especies de abejas de Washington; sin embargo, pueden serlo si te aproximas a sus nidos, que se localizan en los huecos de los árboles, madrigueras viejas de animales y edificios abandonados. Las abejas sólo pueden picar una vez, ya que los aguijones se desprenden violentamente de sus cuerpos causándoles la muerte; los abejorros y avispas, por el contrario, pueden picar una y otra vez. En Washington existen docenas de especies distintas de avispas, pero las que encontrarás con mayor probabilidad en tu camino son avispas cartoneras (paper wasps) y véspulas (yellow jackets). Evita atraer tanto avispas como abejas no utilizando colores brillantes en tu ropa, patrones florales o perfumes, lociones o desodorantes que tengan un aroma dulce. Mantén bien cerradas las bebidas deportivas y guarda las cáscaras de fruta, moronas de carne u otro tipo de basura aromática alojándolas en una bolsa de plástico sellable o un contenedor hermético. Escucha atentamente para distinguir el zumbido de muchos insectos que puede indicarte si te estás acercando a un nido. Si te encuentras con uno retrocede rápidamente si sus habitantes no te han notado, y si el enjambre se dirige hacia ti corre y cúbrete la cabeza y el cuello utilizando una camiseta o chamarra. Si te es posible, refúgiate en un vehículo o un edificio. Si eres alérgico a las abejas o alas avispas lleva contigo una dispositivo para inyectarte epinefrina recetado por tu médico.

Moscas picadoras


Los tábanos (horseflies) tienen una mordedura dolorosa que puede producir reacciones alérgicas en algunas personas.

Una caminata por el borde de los pintorescos riachuelos o cascadas de Washington puede dejar de ser idílica por la presencia de las moscas de venados y caballos, ya que sus mordidas no sólo son tremendamente dolorosas, sino que pueden causar reacciones alérgicas fuertes o transmitir tularema, una enfermedad transmitida de animales salvajes a humanos que causa síntomas parecidos a los de un resfriado que ocasionalmente se agrava hasta la neumonía. Estas desagradables criaturas se mantienen activas durante el día, pero es al atardecer que se reúnen en hordas de pequeñas moscas negras (también llamadas "no-see-ums" en inglés), que chupan sangre a través de una picadura dolorosa cuya marca puede inflamarse y producir comezón durante días. Afortunadamente estas moscas no transmiten enfermedades, pero pueden convertir tu caminata al atardecer en una experiencia realmente miserable al alimentarse de cualquier zona de piel expuesta, incluyendo tu cuero cabelludo. Puedes protegerte de todas las especies de moscas picadores si te pones ropa que te cubra las piernas y los brazos, un sombrero y algo de repelente para insectos diseñado para las moscas picadoras y aplicado en tu piel expuesta. Busca ayuda médica inmediatamente si después de una picadura tienes dificultades para respirar o tu rostro o garganta se inflaman.

Mosquitos y pulgas


Tu perro puede llevar pulgas de la caminata hacia tu hogar.

Dentro de los bosques de Washington encontrarás mosquitos cerca de lagos, ríos y otros cuerpos de agua que también pueden arruinar tu caminata al atardecer. Estos bichos, que están más activos cerca del amanecer y del atardecer, pueden difundir enfermedades que afectan tanto a los humanos como a los animales domésticos, como el virus del Nilo occidental (West Nile virus), encefalitis de San Luis (St. Louis Encephalitis) y encefalitis equina occidental (Western equine encephalitis). Las pulgas pueden treparse a los perros (que las llevarán consigo cuando regresen a tu hogar, tienda o cuarto de hotel) y más tarde alimentarse contigo e incluso transmitirte enfermedades como peste. Cuando te aventures a caminar cerca del atardecer o el amanecer, utiliza camisetas o chamarras de mangas largas y pantalones largos también, así como productos repelentes de insectos y pulgas que debes aplicar sobre tu piel descubierta. Si vas a caminar con tu perro o animal de compañía asegúrate de protegerlo también utilizando productos similares sobre su pelaje.

Garrapatas (ticks)


Las garrapatas pueden transmitir más de una docena de enfermedades.

Las garrapatas pueden transmitir más de una docena de enfermedades, entre las que se cuentan la enfermedad de Lyme (Lyme disease) y la fiebre manchada de las montañas rocosas (Rocky Mountain spotted fever). Estos insectos pueden estar aguardando por ti o tu mascota, sentados en las plantas del costado del camino, para subirse en ti o en ella y alimentarse de ustedes. Ponte ropas de colores claros y tela de punto cerrado: de esta forma verás más fácilmente a las garrapatas y podrás retirarlas antes de que desquiten su hambre en tu piel. Lleva contigo una herramienta de usos múltiples que incluya una pinza con la que podrás arrancarlas una a una. Además, mete tus pantalones en los calcetines y aplica una capa de repelente de garrapatas sobre tu mascota y sobre ti mismo. Si te es posible toma un baño dentro de las dos primeras horas posteriores a tu caminata y examina cuidadosamente las zonas húmedas y cálidas de tu cuerpo, como axilas e ingles, en busca de garrapatas. Si las encuentras retíralas con las pinzas y no con un cerillo caliente, vaselina u otros remedios caseros que puedan provocar que la garrapata salive en tu torrente sanguíneo, lo que aumentaría las posibilidades de que te contagiara alguna enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por jodi thornton o'connell | Traducido por karly silva