Excursión de un día al Sequoia National Forest

El Sequoia National Forest cubre una extensión de más de 1 millón de acres distribuidos en el sur de California y los límites de la cordillera de Sierra Nevada. Este bosque recibe el nombre de la especie de árboles más grandes del mundo, que pueden encontrarse dentro del parque en alturas de entre 5,000 y 8,000 pies. El bosque crece alrededor del Sequoia National Monument (que no debe confundirse con el Sequoia National Park que se localiza cerca), donde podrás ver 75 arboledas de estos enormes árboles. El escenario pintoresco del bosque, que incluye cascadas y monolitos de granito, atrae a locales y visitantes a lo largo de todo el año. Tal vez no te de tiempo de verlo todo, pero existen algunos lugares que no debes perderte si sólo cuentas con un día para recorrer el área.

Visita las Secuoyas

Un viaje al Sequoia National Forest quedaría incompleto si no visitas por lo menos algunas de las arboledas de estos árboles famosos. Ve al Giant Sequoia National Monument, donde se protegen 33 arboledas. 6 de ellas son aptas para explorarlas en una excursión de un día: 3 se localizan en la parte norte del monumento y las otras 3 hacia el sur. En la sección norte podrás ver al Boole Tree, uno de los árboles más grandes que viven en el mundo; o visitar la Indian Basin Grove, donde los visitantes pueden acampar entre secuoyas jóvenes en el Princess Campground (fs.usda.gov). Es posible recorrer 1/2 milla del camino de The Trail of 100 Giants en silla de ruedas. Fue aquí que el presidente Bill Clinton firmó los documentos que volvieron realidad el monumento nacional.

Visita las cascadas

Elige conducir para que puedas apreciar el paisaje de las ásperas montañas de Sierra Nevada, que incluye numerosas cascadas que se despeñan desde precipicios de granito. Es posible ver muchas de estas caídas de agua desde las carreteras panorámicas que atraviesan el bosque con ocasionales cuentas donde puedes estacionarte para tomar fotografías. Conduce por la Kern Sierra Highway para ver las Salmon Creek Falls, Brush Creek Falls y South Creek Falls. La carretera Western Divide te llevará a las cascadas de Bone Creek Falls y Alder Creek Falls, ambas situadas cerca de Ponderosa. Las mejores temporadas para apreciar las cascadas son la primavera y los comienzos del verano, cuando la nieve que se derrite aumenta el volumen del agua. Para fines del verano las cascadas pueden reducirse hasta delgados riachuelos. A veces algunas cascadas se congelan en el invierno y crean impresionantes espectáculos de témpanos.

Anda en bicicleta

Trae una bicicleta y deslízate por uno de los pintorescos caminos que atraviesan el Sequoia National Forest. El sitio de Internet del bosque habla sobre 20 caminos hermosos contenidos dentro de sus premisas y que se pueden transitar también en bicicleta, lo que aumenta tus opciones para recorrer miles de millas viables para este sencillo y práctico vehículo. El camino de Freeman Creek tiene 4.4 millas de longitud en cada lado y es ideal para una excursión al área con duración de un día. Las primeras 3 millas son colina abajo, pero después el camino se nivela al convertirse en un prado que puedes atravesar en tu vehículo. Si te gusta la idea, puedes desviarte para visitar el árbol del Presidente George H.W.Bush y después tomar alguno de los caminos del bosque para regresar a tu automóvil o bicicleta.

Súbete al tobogán

Los días calurosos del verano son perfectos para subirte a los toboganes naturales que te harán resbalar sobre la roca y te depositarán entre salpicaduras en una cuenca donde podrás nadar. Encontrarás este tobogán en la parte sur del Giant Sequoia National Monument, a 18 millas de distancia del Camino de los 100 gigantes. Es cierto que se encuentra un poco más lejos que muchas otras de las atracciones y que para llegar al tobogán natural es necesario caminar media milla de un cortafuegos que se extiende colina arriba a partir de la zona de estacionamiento, pero la experiencia vale muy bien el esfuerzo.

Más galerías de fotos



Escrito por jodi thornton o'connell | Traducido por karly silva