Excreción urinaria de fosfato después del ejercicio

Cuando haces ejercicio, el músculo esquelético se divide en cantidades microscópicas. Estos cambios pueden experimentarse como dolor o fatiga después de entrenar. Normalmente, esta cantidad de daño se repara con facilidad y los músculos se adaptan al crecer en tamaño y fuerza. Sin embargo, someterse a una sesión de ejercicios repetitivos y agotadores sin el entrenamiento y preparación apropiadas puede dar lugar a un síndrome conocido como rabdomiólisis por esfuerzo. Los cambios en la excreción urinaria de los contenidos de las células musculares, incluyendo el fosfato, pueden surgir si el daño es lo suficientemente grave.

La rabdomiólisis por esfuerzo

En algunos casos de ejercicio vigoroso, tus células musculares pueden tensionarse severamente hasta el punto de ruptura de sus membranas celulares. Esta condición se conoce como rabdomiólisis y se caracteriza por la liberación de los contenidos celulares del músculo a la sangre. Las células musculares se cargan con tipos específicos de proteínas e iones, como potasio y fosfato, que les permiten funcionar como unidades contráctiles. La consecuencia de la rabdomiólisis se traduce en elevadas concentraciones de potasio y fosfato en sangre.

Síntomas

Además de los iones, cuando el músculo esquelético está muy dañado, las proteínas de las células musculares pasan a la sangre. En particular, la proteína mioglobina del músculo, que actúa normalmente uniendo el oxígeno a las células musculares, se libera en el torrente sanguíneo. Con el tiempo, esta proteína se filtra de la sangre por el riñón, resultando en una coloración cola en la orina. Junto con fatiga extrema y dolor muscular, la orina oscura es un síntoma clásico de rabdomiólisis por esfuerzo.

Cambios en el contenido de la orina

Otros cambios en el contenido de la orina sólo se revelan con pruebas de laboratorio. Durante una típica rutina de ejercicio, los pequeños cambios en los niveles de fosfato en la sangre serían de poca importancia. Durante la rabdomiólisis por esfuerzo, sin embargo, el flujo de iones de fosfato de las células musculares dañadas podría saturar los riñones, provocando el lleguen a la orina. Por lo tanto, la hiperfosfatemia o los niveles elevados de fosfato en la sangre aumentarán la excreción urinaria de fosfatos.

Complicaciones

Los riñones están trabajando constantemente para mantener la concentración de iones y minerales en la sangre. Como un filtro microscópico, los riñones son susceptibles al daño cuando las proteínas grandes, tales como la mioglobina, se liberan en el torrente sanguíneo. En algunos casos, el daño puede ser tan grave que el paciente se presenta con síntomas de insuficiencia renal aguda. La rabdomiólisis por esfuerzo es una enfermedad relativamente rara, presentándose típicamente en los casos de ejercicio muy intenso, como por ejemplo durante maratones y entrenamiento básico militar.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew larson | Traducido por priscila caminer