¿El exceso de alimentos dulces es malo para las mujeres embarazadas?

Los dulces son uno de los alimentos más ansiados durante el embarazo, de acuerdo a Pregnancy Today. Aunque consumir alimentos dulces en moderación está bien, consumir demasiados puede ocasionar un aumento de peso innecesario e interferir con tu habilidad de comer una dieta balanceada. Para proporcionar los nutrientes necesarios a tu cuerpo y a tu bebé durante el embarazo, limítate al consumo de uno o dos alimentos dulces al día.

Aumento de peso

Los alimentos dulces como las galletas, tortas, pastelillos, budines y otros postres a menudo son ricos en calorías y grasa, lo que puede ocasionar un aumento de peso. Incluso la comida dulce que no es considerada un postre, como los refrescos y los cereales azucarados, es alta en calorías. Aunque un pequeño aumento de peso es necesario para tener un embarazo saludable, subir demasiado de peso puede ocasionar dolores de espalda y problemas dentales, además de dar lugar a complicaciones como la diabetes gestacional y problemas con la presión sanguínea.

Edulcorantes artificiales

Algunos alimentos dulces, como los productos horneados, budines, postres congelados, gelatina y refrescos contienen edulcorantes artificiales que a menudo reducen la cantidad de calorías de la comida. Aunque esto reduce un poco el riesgo de aumentar de peso de forma innecesaria, no todos los edulcorantes artificiales son seguros. De acuerdo a la American Pregnancy Association, el edulcorante artificial conocido como sacarina puede atravesar la placenta y no es seguro durante el embarazo. Otros, como el aspartame, son seguros en moderación. Habla con tu médico si no estás segura acerca de qué alimentos endulzados artificiales son malos para ti durante tu embarazo.

Dieta balanceada

Si frecuentemente eliges alimentos dulces en vez de alimentos saludables, es posible que tú y tu bebé no nato no obtengan los nutrientes necesarios. Esto puede ocasionar un crecimiento y desarrollo deficientes para tu bebé no nato y tú puedes sufrir una carencia de energía. Evita saciar tu hambre con postres y refrescos y en vez de eso elige proteínas magras, frutas, verduras y granos enteros. Habla con tu doctor o con un nutricionista si necesitas ayuda para determinar cuál puede ser una dieta equilibrada para el embarazo específica para tu situación.

Recomendaciones

Si tienes antojos de comida dulce, intenta consumir alimentos que puedan satisfacer tu gusto por lo dulce sin los efectos negativos potenciales. Intenta consumir yogur helado de sabor o frutas congeladas. También puedes cubrir plátanos u otros tipos de frutas con mantequilla de maní para añadir un poco de proteína a tu bocadillo.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por juliana star