Uso excesivo de antibióticos

Los medicamentos antibióticos, derivados de microorganismos como los hongos, combaten las infecciones causadas por organismos unicelulares conocidos como bacterias. Éstas pueden ingresar al cuerpo e interrumpir las funciones normales u la tarea justamente de los antibióticos es matar las bacterias. En Estados Unidos, las muertes por infecciones bacterianas son sólo un 4% de las que ocurrían antes de la invención de los antibióticos modernos. En los últimos años, de todos modos, el uso excesivo de los antibióticos ha causado consecuencias indeseadas.

Infecciones virales

A diferencia de las bacterias, los virus no son matados por los antibióticos. Las enfermedades virales más comunes también se curan solas. Estas incluyen el resfriado común, la influenza, la mayoría de los dolores de garganta y la sinusitis, algunas infecciones del oído y bronquitis. Cualquier utilización de antibióticos para una enfermedad viral es "excesiva" y no hará ningún bien, incluso puede generar daños. Desafortunadamente, se suelen prescribir antibióticos para infecciones virales, especialmente en niños.

Infeccionas bacterianas

Cuando los antibióticos son prescritos para una infección bacteriana, es importante tomarlos como está indicado y hacerlo durante todo el rango de tiempo. Es posible que te comiences a sentir mejor antes de terminar con la medicación, pero algunas bacterias normalmente aún quedan en tu cuerpo. Irónicamente, éstas son las más resistentes al antibiótico original y pueden multiplicarse y enfermarte de nuevo, pero esta vez, la nueva generación será un poco más difícil de matar. La nueva infección incluso puede requerir otro antibiótico. Cuando la gente no toma los antibióticos como se les prescribieron la primera vez, usualmente terminan tomando más al final. Esto también es un uso excesivo de los antibióticos.

Bacterias resistentes a las drogas

Siempre que se usan antibióticos, está la posibilidad de que queden algunas de las bacterias más difíciles de matar. Esta "superviviencia del más apto" indica que la siguiente generación de bacterias es más difícil de matar que la anterior si usas la misma droga. Con el tiempo, es posible que una cepa de bacterias resistentes a las drogas evolucione. Esto puede suceder con o sin el uso excesivo de los antibióticos. De todos modos, si se usan excesivamente, el proceso se acelerará.

Algunas infecciones severas son causadas por bacterias resistentes a las drogas y son difíciles de tratar. Inicialmente se veían en hospitales y enfermerías pero ahora también se encuentran en las comunidades. Una de ellas es el MRSA: methicillin-resistant Staphylococcus aureus (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina). El MRSA frecuentemente causa infecciones cutáneas, como furúnculos. En casos serios, el MRSA también puede infectar los pulmones, las heridas quirúrgicas y el torrente sanguíneo.

Las bacterias resistentes a las drogas, como el MRSA, normalmente necesitan ser tratadas con los antibióticos más nuevos. De todos modos, los mismos mecanismos, incluyendo al uso excesivo de antibióticos y la "supervivencia del más apto" indican que se puede desarrollar eventualmente una resistencia también a las nuevas drogas.

Matando bacterias beneficiosas

Los antibióticos no sólo apuntan a las bacterias dañinas. Cada vez que los tomas, las bacterias beneficiosas que protegen a tu cuerpo contra las infecciones también pueden morir. Por esto, cualquier uso excesivo de antibióticos, como cuando los ingieres para tratarte una enfermedad viral, fácilmente puede hacerte más mal que bien. Por ejemplo, las bacterias beneficiosas que naturalmente viven en tus intestinos y que ayudan a regular el sistema digestivo. Si ellas mueren, es posible que tu sistema digestivo se llene de bacterias dañinas que usualmente son mantenidas a raya, como la colstridium difficile, una infección que potencialmente puede causar la muerte.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. martha e. wittenberg
Traducido por aurelius smith