Cómo evitar sentirse agitado después de una rutina de ejercicio

Para obtener los mayores beneficios del ejercicio, deberás escuchar a tu cuerpo. Si comienzas a sentirte agitado durante o después de tu sesión de entrenamiento, puede deberse a una serie de factores. Puede que estés sufriendo de hipoglucemia, que ocurre cuando hay una baja en los niveles de glucosa en la sangre, o deshidratación. Esta agitación puede deberse también a haberte ejercitado con demasiada fuerza o por haber incrementado tu nivel de intensidad sin haber realizado el calentamiento adecuado. El incorporar varios pasos adicionales antes y durante tu entrenamiento, podrás prevenir ese sentimiento de temblor y ansiedad que suele atacar después del ejercicio.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

    Prevenir la hiploglucemia

  1. Desayuna si te ejercitas por las mañanas. Idealmente, el desayuno deberá comerse una o dos horas antes de hacer el ejercicio. Si esto no es una opción, come un desayuno ligero alto en carbohidratos, como una banana o una tostada integral.

  2. Come un bocadillo justo antes o durante tu ejercicio. Un yogur, barra energética, barra de granola, galletas saldas con mantequilla de maní o una fruta fresca, todos son excelentes bocadillos pre-entrenamiento.

  3. Disfruta de un bocadillo después del ejercicio, como queso en hebras y galletas, yogur y frutas, nueces o un sándwich de mantequilla de maní. Si es posible, come una comida balanceada que contenga proteína, almidón y vegetales en las dos horas siguientes a tu ejercicio.

    Manténte hidratada

  1. Bebe de 3 a 8 onzas de agua cada 15 o 20 minutos durante tu ejercicio cuando te estés ejercitando por 60 minutos o menos. Este consejo, recomendado por el Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva, es necesario para la hidratación óptima durante el ejercicio.

  2. Consume de 8 a 12 onzas de agua de 10 a 15 minutos antes de tu ejercicio. El Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva explica que esto ayuda a asegurarse que estás bien hidratado antes de tu sesión de ejercicios.

  3. Elige una bebida deportiva si vas a ejercitarte por más de 60 minutos. Esto no solo mejora la hidratación, sino que también le proporciona a tu cuerpo los electrolitos y carbohidratos necesarios. El Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva recomienda beber de 3 a 8 onzas de bebidas deportivas cada 15 o 20 minutos durante tu ejercicio.

    Escucha a tu cuerpo

  1. Previene el cansancio excesivo prestando atención a las señales de tu cuerpo. Si comienzas a sentirte tembloroso, toma un descanso.

  2. Mantén tu ritmo cardiaco a un nivel óptimo, que es de generalmente de un 50 a 75 por ciento a tu máximo ritmo cardiaco. ACE Fit ofrece una calculadora de ritmo cardiaco en línea para ayudarte a iniciarte si necesitas determinar tu zona de ritmo cardiaco objetivo.

  3. Calienta y enfría al principio y final de cada entrenamiento. Tu calentamiento deberá consistir de al menos cinco minutos de actividad lenta antes de ir elevando lentamente tu actividad hasta el nivel deseado de intensidad. Un periodo de enfriamiento de cinco minutos se recomienda para después de tu entrenamiento, para estabilizar tu ritmo cardiaco y presión arterial.

  4. Comienza despacio si eres nuevo en el ejercicio. Cada día, realiza varios minutos de ejercicio aeróbico de baja intensidad, como caminar. Conforme se vaya incrementando tu nivel de aptitud física, extiende gradualmente la cantidad de tiempo que pasas ejercitándote.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany parnell | Traducido por reyes valdes