Cómo evitar que los senos se pongan flácidos

No importa cuánto trates de evitarlo, tus pechos eventualmente perderán firmeza. La flacidez de los senos, también llamada "ptosisis de seno", es parte del proceso de envejecimiento. Los ligamentos se estiran, los tejidos conectivos se rompen y la piel se adelgaza, todo lo cual conduce a la flacidez de los pechos. Aunque no puedes evitar este proceso al 100 por ciento, sí puedes minimizar estos efectos tan sólo haciendo unos cuantos cambios a tu estilo de vida.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Mantén un peso estable comiendo una dieta balanceada sensible y siguiendo un programa de ejercicios. Ganar y perder peso causa cambios en la apariencia de los senos. Ganar peso hace que se agranden y que la piel se estire. Cuando pierdes peso, la piel puede lucir extendida y los pechos pueden aparecer vacíos y tener una apariencia floja y suelta. Una hora de caminata o 30 minutos de ejercicios aeróbicos varias veces a la semana pueden ayudar a mantener tu metabolismo alto y tu peso estable. Comer una buena cantidad de vegetales y granos enteros y mantenerte alejada de la comida chatarra también te ayudará a estabiliazar tu peso.

  2. Ejercítate para desarrollar tus músculos pectorales, lo que dará la apariencia de un pecho más firme. Un par de buenos ejercicios para los pectorales son las flexiones de brazos (push-ups) y las aperturas de pecho (chest presses).

  3. Pon atención a tu postura. La mala postura causa que los pechos se caigan. Una buena postura los eleva. Párate frente al espejo con el torso descubierto. Observa tus pechos cuando te paras con una mala postura y también cuando adoptas una buena postura. Nota lo bastante más levantados que lucen cuando te paras derecha. La postura adecuada se obtiene cuando mantienes tu espalda derecha, tus hombros hacia atrás y tu cabeza en alto y esto requiere de esfuerzo de la espalda. Si te resulta agotador pararte y sentarte con tu espalda recta, toma una clase de Pilates para fortalecer esos músculos en particular.

  4. Evita el sostén, al menos por un tiempo. No existe evidencia científica que apoye la afirmación de que los sostenes previenen la flacidez de los pechos. De hecho, un estudio realizado en la Otsuma Women's University, en Tokio, Japón, descubrió que usar sostén de hecho aumenta la flacidez de los senos. En el estudio, 11 mujeres fueron medidas para determinar su grado de flacidez y luego se les pidió que usaran sostenes durante tres meses. Las mujeres fueron medidas semanalmente durante la duración del estudio. El resultado de la investigación mostró que 11 mujeres presentaron una mayor flacidez después de usar los sostenes durante esos tres meses. Así que limítate a usar estas prendas sólo en ocasiones en las que deseas que tu senos luzcan muy firmes o cuando vayas a realizar ejercicio en el que el constante rebote de los senos podría resultar doloroso.

  5. Come saludablemente y bebe gran cantidad de fluidos para mantener sanos el tejido conectivo y la piel y ayudar a hacer más lentos las señales de aflojamiento de los senos. Una dieta rica en frutas y vegetales contiene los antioxidantes necesarios para lograr una piel sana, así que procura comer vegetales de color verde oscuro y frutas de brillantes colores que son las más altas en contenido de antioxidantes. Los fluidos hidratan la piel y el tejido conectivo, así que trata de beber por lo menos seis vasos de agua de 8 onzas, té verde o jugo natural al 100 por ciento diariamente.

Más galerías de fotos



Escrito por rose kivi | Traducido por reyes valdes