Cómo evitar que tu rostro sude para las fotos

Escrito por mimi bullock | Traducido por alejandra prego

Capturar un bello momento en una película puede parecer una buena idea pero si tienes la tendencia a transpirar, tu rostro puede lucir brillante e incluso graso. El sudor puede ser causado por una baja tolerancia al color o incluso por nerviosismo. Si sabes que te van a tomar una fotografía, prepara tu rostro para que adquiera un tono mate más suave que te hará sentir confianza cuando la cámara enfoque el brillo de tu sonrisa y no el de tu piel.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Toallita de limpieza facial
  • Agua purificada
  • Botella con atomizador
  • Toalla de papel o de tela
  • Gel refrescante de ojos
  • Crema matificante
  • Base en polvo mineral

Instrucciones

  1. Limpia tu rostro con toallitas de limpieza facial para eliminar la grasa y el sudor justo antes de la fotografía. Mantén un paquete de toallitas en la guantera del auto o en el bolsillo.

  2. Vierte agua fresca, purificada en una botella con atomizador. Rocía suavemente tu rostro para refrescar la piel. Quita el agua con una toalla de papel o de tela.

  3. Desliza un gel refrescante por debajo y alrededor de los ojos para descender tu temperatura corporal. Al mantenerte fresco reducirás el sudor.

  4. Bebe mucha agua para reponer tu piel y mantenerla hidratada.

  5. Usa ropa respirable que evitará la necesidad de tu cuerpo de sudar para refrescarlo. Cámbiate las medias antes de tomarte una fotografía o usa unos zapatos más frescos, como las sandalias.

  6. Usa productos de maquillaje como una crema matificadora o una base en polvo para controlar la producción de grasa. Este tipo de polvo finamente molido no se aglomerará en las arrugas transpiradas y te proporcionará un acabado suave y seco. Los matificadores crean una barrera contra el sudor y la grasa entre tu piel y el maquillaje.

Consejos y advertencias

  • Posa para las fotos en una zona sombría o en una habitación ventilada en el interior.
  • Evita tomarte fotos después de hacer ejercicio u otras actividades que inducen la transpiración.
  • Consulta al médico si sufres de una sudoración severa. En los casos más extremos, tal vez te recete terapias con la toxina botulínica.