Cómo evitar quedarte dormida mientras amamantas

Cuando las exigencias de cuidar a tu bebé cobran su precio, es casi seguro que te sea realmente difícil mantener los ojos abiertos. Por otro lado, es un hecho que los momentos en que se amamanta pueden ser muy relajantes tanto para el bebé como para la madre. Es común que el niño se quede dormido cuando siente su estómago lleno. Si el proceso también te invita a dormir, toma medidas para permanecer alerta y no tomar la siesta mientras lo alimentas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Vaso de agua fría
  • Libro
  • Alarma o temporizador

Instrucciones

  1. Desperézate y sal de la cama si tu bebé necesita alimentarse en el medio de la noche. Ten un vaso de agua fría a mano y bebe mientras amamantas para mantenerte alerta.

  2. Siéntate erguida y con la espalda recta en una silla o en un sofá a la hora amamantar. Usa una o varias almohadas para apoyar la parte superior de tu cuerpo de una forma cómoda pero no demasiado relajada como para que te quedes dormida. Aunque puede ser bastante tentador recostarte de lado mientras amamantas, también es más probable que te quedes dormida rápidamente y caigas boca abajo sobre el bebé.

  3. Mantén las luces encendidas para mejorar tu estado de alerta. También puedes realizar otra actividad para mantener tu mente despierta. Ver la televisión, escuchar música, navegar por Internet en un dispositivo portátil o leer un libro de tu agrado, son actividades muy útiles para evitar que te duermas. Hablar con alguien -ya sea en persona o por teléfono- también es una buena estrategia para no quedarte dormida.

  4. Levántate con tu bebé inmediatamente después de que termine la lactancia y coloca al niño en su cama o cuna si está durmiendo. Si ya estás cansada, vete a descansar o a dormir también en tu propia cama.

Consejos y advertencias

  • Si tienes miedo de quedarte dormida pese a tus esfuerzos por mantenerte alerta, programa una alarma o temporizador para despertarte unos 10 minutos después de comenzar la lactancia. También puedes pedirle a alguien que vea cómo estás y que se asegure de que no te duermas.
  • Quedarte dormida durante la lactancia puede tener resultados devastadores. Es posible ahogar accidentalmente a tu hijo si lo tienes cargando en brazos o recostado a tu lado en la cama.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por pei pei