Cómo evitar el periodo de meseta en el proceso de pérdida de peso

Se le llama período de "meseta" al momento que ocurre cuando dejas de perder peso, incluso cuando estás siguiendo un plan de pérdida de peso. Es una parte predecible del proceso de adelgazamiento y ocurre cuando el metabolismo de tu cuerpo se desacelera como resultado de tu pérdida de peso, de acuerdo con los especialistas. Aunque esto suena desalentador, simplemente significa que tu cuerpo no tiene que trabajar tan duro para soportarte porque pesas menos. Para poder derrotar una meseta, tendrás que ajustar tus hábitos de dieta y ejercicio para asegurarte de que estás quemando más calorías de las que consumes.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Alimentos ricos en proteínas y fibra
  • Acceso a pesas tipo mancuernas o equipo de entrenamiento con pesas

Instrucciones

  1. Recorta tu consumo de calorías diario en más o menos 200 calorías. Si esto te deja sintiendo hambre todavía, asegúrate de que cada comida y bocadillo incluya algo de proteína magra y fibra, lo que te ayudará a sentirte satisfecho por más tiempo. Prueba yogur bajo en grasa con moras, una tostada de trigo entero con mantequilla de maní, una manzana con tiras de queso bajo en grasa, avena con unas claras de huevo fritas o una pechuga de pollo con arroz integral.

  2. Agrega de 15 a 30 minutos extra a tus entrenamientos para quemar calorías adicionales. Si ya te sientes exhausto para cuando termina tu rutina, trata de agregar solo cinco minutos a la semana, luego intenta aumentar otros cinco cada semana.

  3. Cambia tu rutina de ejercicio. Si estás atrapado en los mismos entrenamientos desde que comenzaste tu plan de pérdida de peso, tu cuerpo podría no estarse sintiendo estimulado por tu rutina usual. Elige algunas nuevas actividades aeróbicas o intenta levantar mancuernas más pesadas durante tus entrenamientos de fortalecimiento.

  4. Reconsidera tus "días de descanso", si es que los estás incluyendo. Muchas personas que siguen una dieta destinan un día a la semana para disfrutar cualquier comida que les gusta, sin importar su contenido calórico. Aunque esos días de permiso son estupendos para prevenir el sentimiento de privación, pueden obstaculizar la pérdida de peso si comes demasiado. En lugar de tener un día de descanso completo a la semana, reduce a una sola comida de descanso para mantener tus calorías bajo control.

Consejos y advertencias

  • No recortes tu consumo de calorías diario por debajo de 1.200, o te quedarás hambriento y posiblemente estarás llevando a tu cuerpo al modo de hambruna, durante el cual la grasa es mucho más difícil de quemar. En lugar de eso, tendrás que ejercitarte más para quemar las calorías extra que necesitas para superar tu meseta.
  • Si no estás levantando pesas de algún tipo o haciendo entrenamiento de fortalecimiento, comienza ahora mismo. El contar con mayores músculos no solo dará a tu cuerpo una imagen tirante y escultural, sino que entre más músculo tengas, más ocupado estará tu metabolismo, incluso cuando estés descansando.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen fisher | Traducido por reyes valdes