Cómo evitar las náuseas al correr

Muchos factores pueden hacer que experimentes náuseas al correr. La deshidratación, la malnutrición, el agotamiento por calor y los esfuerzos excesivos son causas comunes. Tomar algunas simples medidas antes y mientras corres puede ayudar a evitar las náuseas. Por ejemplo, si descubres que experimentas náuseas permanentemente mientras corres, más allá de las medidas de precaución que tomes, puedes padecer un trastorno gastrointestinal subyacente. Consulta al médico si este es el caso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Bebe una abundante cantidad de agua. Según el sitio web MarathonTraining.com, la deshidratación es la causa principal por la que los corredores experimentan náuseas. Para evitarla, hidrátate antes de correr y bebe 1 a 2 vasos de agua justo antes de comenzar el entrenamiento. Si correrás distancia una larga, lleva agua contigo y bebe pequeños sorbos mientras entrenas. No obstante, no bebas una cantidad excesiva de agua, ya que esto también podría provocar náuseas. El consumo de agua y bebidas fortificadas con electrolitos puede ayudarte si sudas mucho.

  2. Come algo antes de correr. La hipoglucemia, o baja azúcar en sangre, hace referencia a la falta de glucosa en sangre. La glucosa es la principal fuente de energía del cuerpo, que no puede funcionar correctamente ante una deficiencia. Cuando comienzas a correr y tu cuerpo no cuenta con la energía necesaria, puedes experimentar náuseas. Otros síntomas que puedes experimentar son hambre, irritabilidad, confusión y fatiga. Para evitar la hipoglucemia, opta por comidas livianas al menos dos a cuatro horas antes de correr o come un refrigerio pequeño unos 30 minutos antes de la actividad. Evita comer en exceso, ya que si corres con el estómago lleno podrías experimentar calambres y posiblemente náuseas.

  3. Evita el calor y la humedad. Correr en climas cálidos y húmedos significa que no podrás refrescarte y te deshidratarás fácilmente. El agotamiento por calor puede hacer que experimentes fatiga, náuseas, calambres y mareos. Corre cuando el clima esté más fresco, por ejemplo, durante la mañana o la noche. Si corres bajo techo, asegúrate de que la habitación cuente con la ventilación adecuada. Si comienzas a sentir náuseas mientras corres a causa del calor, detente y busca un lugar fresco, preferentemente con aire acondicionado, donde descansar. Si no te recuperas después de 30 minutos, busca atención médica.

  4. Corre a tu ritmo. Los esfuerzos excesivos al correr pueden provocar náuseas porque el cuerpo no puede eliminar el ácido láctico lo suficientemente rápido. El ácido láctico es un producto de desecho que se produce en los músculos mientras corres. El ácido láctico se acumula en tu estómago y puedes sentir náuseas, que podrían estar acompañadas de vómitos. Corre a tu ritmo y no lo hagas durante un tiempo prolongado como para empezar a sentirte mal. Si bien muchos corredores lo consideran un esfuerzo, esto no es saludable.

  5. Consulta a tu médico si experimentas náuseas cada vez que corres. Si tomas las precauciones necesarias para evitar las náuseas, pero sigues experimentándolas, podrías padecer un trastorno gastrointestinal que simplemente se agrava durante la actividad física. Los problemas comunes que pueden causar náuseas son la gastritis y el síndrome del intestino irritable. Otros trastornos, como los problemas cardíacos, también podrían causar náuseas al correr.

Consejos y advertencias

  • Otros factores que causan náuseas son el estrés y el mareo por movimiento, que podrían agravarse al correr. Un médico puede determinar si existen causas orgánicas para el mareo por movimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por valeria d'ambrosio