Cómo evitar que las migas de la corteza de las galletas se desmoronen

La corteza de migas de galletas están hechas más fáciles de manejar que las cortezas regulares, pero pueden desmoronarse. La razón más común para que se desmoronen es que no están lo suficientemente húmedas. Asegúrate de utilizar mantequilla fundida, claras de huevo o aceite para humectar las cortezas. La mantequilla le da el mejor sabor, pero el sabor suave del aceite de oliva o vegetal es más saludable.

Ligar ingredientes

Añadir una clara batida de huevo a la mezcla de la costra puede ayudar a evitar se desmorone debido a que la proteína en la clara une las migas. Agregar una clara de huevo también significa que puedes utilizar menos mantequilla fundida para una costra más saludable. Combina la clara con las migas de galletas, azúcar y mantequilla fundida en un procesador de alimentos y pulsa por algunos segundos o hasta que las migas estén humectadas uniformemente. Asegúrate de cocinar la costra en el horno por varios minutos, no sólo para darle firmeza, sino para destruir cualquier bacteria de la clara de huevo.

Elige tu molde

El molde que elijas para tu costra de tarta también hace una diferencia en qué tan bien se sostenga. Opta por un molde de vidrio o de cerámica que no tenga lados profundamente inclinados o bordes acanalados. Las migas de galletas de la costra tienden a caerse y desmoronarse en esos moldes. Para barras, esparce la costra sólo sobre el fondo del molde de hornear, no a los lados.

Presiona

Olvida utilizar las puntas de los dedos para presionar la costra de migas de galleta en el molde para tarta. Es casi imposible obtener una costra pareja con este método o lo suficientemente compacta como para que no se rompa. En su lugar, utiliza el fondo de un vaso o taza. Primero, rocía el molde o bandeja para hornear con un poco de spray para cocinar antiadherente. Añade las migas y presiónalas firmemente con el vaso. Con este método, puedes llegar hasta las esquinas y crear una costra firme y estable.

Rellena

Ahora viene la mejor parte, el relleno. Esparce la natilla, pudín u otro relleno de manera uniforme sobre la costra de migas de galleta. Cubre y refrigera el postre por al menos dos horas. Este tiempo de enfriamiento permite al relleno asentarse con la costra de forma de que sea menos probable que se rompa cuando lo cortes. Utiliza un cuchillo afilado y una espátula para tartas para hacer cortes limpios. Limpia tu cuchillo con una toalla de papel entre cada corte.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por mayra cabrera