Cómo evitar que las manzanas se oxiden una vez que están cortadas

Dicen que comer una manzana al día es bueno para la salud, y es posible que haya algo de verdad en eso. Las manzanas no solo son sabrosas, sino que no contienen grasas, colesterol ni sodio, y te proveen con mucha fibra, potasio y vitamina C. La pulpa de las manzanas comienza a oxidarse al entrar en contacto con el aire, haciendo que la fruta se vuelva marrón. No importa si planeas añadir trozos de manzana a una ensalada de frutas o si quieres servir rodajas de manzana fresca junto con un brie horneado, aquí explicamos los pasos para preservar el color de la fruta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 1/3 de taza de limón u otro cítrico o 3 cucharaditas de ácido ascórbico cristalino puro
  • Manzanas, cortadas
  • Tazón pequeño

Instrucciones

  1. Mezcla el jugo cítrico o el ácido ascórbico con una taza de agua. Es preferible utilizar jugo de limón, ya que su sabor ayuda a darle acidez a las manzanas, pero el jugo de manzana o piña también funcionará.

  2. Sumerge las rodajas de manzanas en la mezcla de jugo y agua y deshazte del exceso.

  3. Almacena las rodajas en el refrigerador en un contenedor hermético si no las utilizarás inmediatamente.

Consejos y advertencias

  • El U.S. Department of Agriculture sugiere balancear las frutas delicadas, como las manzanas y los plátanos, con muchas frutas cítricas, como naranjas y piñas, al preparar ensalada de fruta para evitar que se oxiden.
  • Utiliza la solución de limón en las manzanas que tienden a ser más dulces, como la variedad Gala, Fuji o Roma, ya que el jugo de limón le dará un poco de acidez. Utiliza la mezcla de ácido ascórbico en las variedades de manzanas ácidas, como la Granny Smith, Winesap o McIntosh.
  • La Dra. Evelyn Crayton del Alabama Cooperative Extension System dice que el ácido cítrico, si se utiliza en cantidades adecuadas, también evita que las manzanas se vuelvan marrones, pero tiene una tendencia a enmascarar algo del sabor de la fruta.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah wickford | Traducido por ana grasso