Cómo evitar la inflamación durante el embarazo

Durante los últimos meses del embarazo, puedes notar que eres más propensa a la inflamación en el cuerpo, sobre todo en las piernas y los tobillos. Esta condición, conocida como edema, es una queja común en las embarazadas y en general no resulta una preocupación. Desafortunadamente, la inflamación genera incomodidad para realizar las actividades cotidianas, por eso es importante evitar esta condición siempre que sea posible. Si planificas con anticipación y dedicas tiempo para estirarte, puedes evitar la inflamación, incluso cuando adoptes una posición que podría resultar incómoda.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Medias de compresión
  • Botella de agua

Instrucciones

  1. Eleva las piernas y los pies siempre que sea posible, sobre todo si mantienes una misma posición durante un largo período. Para hacerlo, siéntate con las piernas un poco elevadas sobre una almohada u otra silla para que el exceso de fluidos no llegue a las extremidades inferiores del cuerpo. Evita sentarte con las piernas cruzadas, porque esta posición limita la circulación.

  2. Si estás sentada en la misma posición durante un largo período, ponte de pie y camina en el lugar. A medida que te sientas y te pones de pie, el fluido se puede acumular en los pies y los tobillos, situación que genera incomodidad. Esto es importante sobre todo cuando viajas. Asegúrate de planificar tiempo para poder salir del vehículo y caminar un poco. Si vas a viajar en avión, elige un asiento del lado del pasillo para que puedas ponerte de pie y caminar cada media hora para evitar la inflamación.

  3. Usa medias de compresión si sabes que no puedes mantener tus piernas elevadas o realizar caminatas durante un largo período de tiempo. Estas medias distribuyen los fluidos de manera uniforme a lo largo de las piernas para evitar la inflamación.

  4. Bebe mucha cantidad de agua. Puede resultar extraño, pero uno de los métodos más eficaces para detener la retención de líquidos es por medio de la hidratación adecuada de tu cuerpo. Quizás esto se debe a que el agua ayuda a purgar el cuerpo. La deshidratación también logra una retención mayor de líquidos, de modo que siempre debes tener al alcance una botella de aluminio con agua que puedas rellenar. Si bien la presión del bebé sobre la vejiga logra que vayas al baño con mayor frecuencia, es preferible esta situación que experimentar los efectos incómodos de la inflamación corporal.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por vanesa sedeño