Cómo evitar gritar cuando te peleas con tu esposo

Todas las parejas no están de acuerdo de vez en cuando. Cuando estás en medio de una discusión con tu marido, la tentación de levantar la voz y decir cosas perjudiciales puede abrumarte. Este tipo de comportamiento sólo puede empeorar la pelea y los sentimientos heridos. Tu marido no se olvidará rápidamente de las palabras hirientes que utilices. Tu matrimonio puede beneficiarse de desacuerdos saludables, que son un intercambio de ideas opuestas sin palabras hirientes, voces u otras técnicas de lucha injustas. Aprende a "pelear limpio" con tu pareja sin tener que recurrir a los gritos.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Posterga tu desacuerdo hasta otra vez si te sientes enojado o cansado, según sugiere el Departamento de Agricultura de la Universidad de Arkansas. Si estás en la búsqueda de una pelea o si te sientes especialmente a la defensiva, explícale a tu marido que no vas a seguir la discusión en ese momento. Pónganse de acuerdo en hablar sobre el tema más tarde, cuando los dos estén en un mejor estado de ánimo.

  2. Mantente en el tema. Ten en cuenta la razón de su desacuerdo y no abran temas más volátiles. Sixwise.com describe cómo una discusión sencilla puede convertirse en una pelea a gritos cuando una persona cambia de tema a algo de lo que la pareja ha discutido antes, pero no tiene nada que ver con el desacuerdo actual. Concéntrate en lo que te está molestando en estos momentos.

  3. Permanece conciente de tus propias señales de estrés. Si sientes que tu corazón comienza a latir fuerte, las palmas de comienzan a sudar y tu presión arterial aumenta, toma un descanso. Toma algunas respiraciones profundas y cálmate antes de recurrir a los gritos. Si es necesario, sal de la habitación por un tiempo hasta que se pueda discutir el asunto con calma.

  4. Usa declaraciones de "yo" para describir tus sentimientos. Di algo como: "Me siento preocupado cuando te pasas un montón de dinero decírmelo primero. Me temo que no podamos pagar las cuentas o que nos rebote un cheque", en lugar de "Siempre gastas de más y nunca me dices hasta que es demasiado tarde". El primer enunciado transmite tus sentimientos a tu marido, mientras que el segundo lo pone en la defensa y le pone toda la culpa a él.

  5. Relájate. Si las tensiones van en aumento, usa un poco de humor o gracia para ayudar a ambos a relajarse. No tengas miedo de ser la primera en dar marcha atrás en una discusión, incluso si estás segura de que tienes razón. El objetivo no es ganar a toda costa, sino encontrar puntos en común, compartir sus sentimientos, y llegar a una conclusión que sea aceptable para ambos.

Consejos y advertencias

  • Escoge tus batallas, recomienda la Universidad de Arkansas. No serás capaz de cambiar algunas cosas acerca de tu marido y eso está bien. Trata de no discutir por cosas triviales. Si lanza constantemente sus calcetines al lado del cesto en lugar de en el cesto, por ejemplo, toma la decisión de recogerlos mientras que estás recogiendo la ropa sucia en lugar de iniciar una discusión sobre ello.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kulas | Traducido por lucia ayala