Cómo evitar las flemas mientras corres

Las malas condiciones climáticas, los conductores desconsiderados y la producción excesiva de flemas; tres factores que pueden afectar el placer y por lo tanto, la frecuencia de tu ejercicio. Sin embargo, el último factor es tratable. Las flemas, o mucosidad, pueden obstruir los pasajes aéreos de tu nariz y boca mientras corres. La buena noticia es que las flemas excesivas, acompañadas por el nada atractivo acto de tener que escupirlas, no necesariamente significa que hay algo mal con tu salud. Da algunos pasos antes y después de que ejercites para evitar este pegajoso efecto.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Habla con tu doctor si tus flemas son de otro color diferente al blanco o amarillo. Drenar de un lado de la nariz, el mal olor o la fiebre no deben ser descartados como algo normal. Una simple infección respiratoria puede estar estimulando el exceso de drenaje.

  2. Toma mucha agua antes de correr. La deshidratación causa que la mucosa que reviste tus pasajes aéreos se conviertan en una pegajosa molestia. Hidratarte adelgaza la mucosa que se encuentra presente de manera natural, permitiendo su fácil expectoración.

  3. Observa tu dieta. Aunque el mito del aumento de flemas con el consumo de lácteos ha sido descartado por el National Institute of Health, ciertos alimentos pueden ocasionar reacciones alérgicas que conducen al aumento de secreciones. Mantén un registro de lo que comes y cómo afecta a la producción de flemas mientras corres. Evita estos alimentos.

  4. Pon un par de gotas de solución salina que no necesita de prescripción médica en cada orificio nasal antes de correr. Si tu exceso de flemas es causado por rinitis no alérgica, secreción nasal básica, la solución puede ayudar a adelgazar y sacar las flemas. No uses aerosoles nasales más de tres días seguidos, interrumpe su uso por tres días más.

  5. Mantén tu boca y nariz cubiertas durante una carrera en clima frío, usando una polaina para el cuello. Esta delgada pieza de tela es usada alrededor del cuello y puede ser jalada sobre la nariz cuando se necesite. Es fácil respirar a través de la polaina y calienta el aire que entra a tu nariz y boca mientras lo haces, disminuyendo el ataque de producción repentina de mucosa a tus pasajes aéreos.

Consejos y advertencias

  • Ponte en contacto con tu médico si la flema permanece espesa o si afecta tu respiración. Él puede completar simples pruebas de diagnóstico para asegurarse de que tus pulmones y pasajes aéreos están saludables.

Más galerías de fotos



Escrito por juliet wilkinson | Traducido por maria del rocio canales