Cómo evitar el estreñimiento en las madres durante el periodo de lactancia

Si tienes que lidiar con el estreñimiento durante el embarazo, puede ser frustrante que debas continuar con esta situación después del parto. Incluso si nunca tienes estreñimiento durante el embarazo, es posible que la experimentes durante la lactancia debido a los cambios hormonales. Estás estreñida si tienes menos de tres evacuaciones por semana o tienen heces que son duras, secas y difíciles de evacuar. Puedes hacer cambios en la dieta que sirvan para madres lactantes para aliviar esta condición incómoda.

Come alimentos ricos en fibra

La fibra dietética, aunque no es digerible, juega un papel esencial en la prevención del estreñimiento. Esta absorbe el agua para ablandar las heces y aumenta el volumen de tus intestinos para mantener los alimentos en movimiento a través del cuerpo. Comer frutas y verduras te proporciona fibra dietética, así como vitaminas y minerales para nutrirte a ti y a tu bebé. Los granos, como los garbanzos, frijoles pintos, frijoles y lentejas, son otra gran opción para aumentar tu consumo de fibra. Los alimentos integrales, como el arroz integral, quinoa, avena y pan de trigo integral y pastas también debes incluirlos la ingesta de fibra. The Institute of Medicine señala que las mujeres menores de 50 años deben obtener por lo menos 25 gramos de fibra al día.

Consume ciruelas o jugo de ciruelas

Comer ciruelas pasas, también conocidas como ciruelas secas, o bebe jugo de ciruela también puede ayudar a aliviar el estreñimiento. Este fruto seco es rico en fibra dietética, con 3 gramos de fibra en solo cinco ciruelas pasas. Las ciruelas pasas también contienen compuestos laxantes naturales, como el sorbitol, que promueven los movimientos intestinales. De acuerdo con un estudio de abril de 2011 publicado en la revista "Alimentary Pharmacology and Therapeutics", comer ciruelas pasas puede aumentar el número de evacuaciones por semana, ablanda las heces y disminuye el esfuerzo durante la defecación.

Bebe líquidos

Beber más agua también puede proporcionar alivio del estreñimiento. El agua es absorbida a medida que avanza a través de su tracto digestivo. La falta de agua puede dar lugar a heces secas y duras. Además, tu necesidad de líquido aumenta mientras estás en periodo de lactancia. ChooseMyPlate.gov sugiere beber un vaso de agua cada vez que amamantes. El agua pura, los tés de hierbas, sin azúcar y los jugos totalmente naturales son los mejores para la hidratación. Evita las bebidas con cafeína y alcohol, ya que no son hidratantes y pueden pasar a través de la leche materna a tu bebé.

Aumenta la actividad

Tu estreñimiento también puede ser causado por la falta de actividad física. Tu nivel de actividad puede haber disminuido ahora que cuidas a un recién nacido. Si tuviste una cesárea o episiotomía, necesitarás recuperarte después del parto antes de volver a hacer ejercicio. Una vez que tu médico te dé la luz verde para hacer ejercicio, toma tiempo cada día para dar un paseo o para hacer yoga suave. Este aumento de la actividad física puede estimular los movimientos intestinales, aliviar el estreñimiento y promover la pérdida de peso después del parto.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por katherine bastidas