Cómo evitar la descamación en la piel

Nunca es divertido tener la piel reseca y con comezón. La buena noticia es que puede prevenirse, siempre y cuando seas constante con tu rutina de cuidado de la piel. Lavar e hidratar la piel diario con productos que contengan vitamina E, aloe, lanolina y aceite mineral, calma y sana la piel, además de evitar que se reseque. También puedes ayudar a que la piel se hidrate consumiendo alimentos que contengan agua y bebiendo mucho líquido todos los días. El resultado será piel flexible y suave todo el día.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Protector solar
  • Sombrero
  • Agua y alimentos a base de agua
  • Crema hidratante
  • Hielo
  • Toalla
  • Humidificador

Instrucciones

  1. Cuídate del sol. Los rayos UV dañinos pueden secar la piel, quemarla, causar ardor y resecarla. Utiliza un protector de amplia duración todos los días, evita el sol en las horas pico y cúbrete con un sombrero amplio o con ropa de manga larga cuando sea posible.

  2. Evita las duchas y baños calientes, que resecan la piel y la irritan, lo que causa que se descame. En lugar de baños calientes, toma un baño de 5 a 10 minutos o con agua tibia y con un limpiador suave e hidratante.

  3. Aplica crema hidratante para humectar la piel dos veces al día. Las cremas con base de agua son las mejores para las pieles con tendencia al acné o grasosas; sin embargo, las lociones con base de aceite son las más efectivas para mantener la hidratación en la piel. Compra productos con ingredientes hidratantes y suaves como aloe vera, avena y aceite de lavanda, además de glicerina y hialuronato de sodio.

  4. Limpia tu piel con productos que sean exfoliantes y otros ingredientes. Los productos para combatir el acné como los limpiadores con peróxido de benzoilo, tonificadores y tratamientos para los brotes incluyen ingredientes hechos para exfoliar la piel y detener la sobreproducción de grasa. Pero mientras combaten el acné, pueden causar sequedad excesiva y descamación.

  5. Mantén tu cuerpo hidratado para que se renueven rápidamente las células de la piel. Los líquidos, en general, como el agua, jugo de pepino (cucumber) y el té verde ayudan a que tu piel sea flexible. También puedes consumir agua comiendo muchas frutas antioxidantes, como frutos rojos (blueberries) y melón (watermelon), y vegetales como col (kale) y pimientos (bell peppers).

  6. Coloca una compresa fría, como una bolsa de guisantes congelados (peas), en la superficie de tu piel por unos minutos o cubos en una toalla y rocíalo con un poco de agua caliente para que se derrita. Pon la toalla sobre la piel con comezón durante5 minutos, descansa por otros 5 y repite. Así detienes la comezón y alivias quemaduras de sol y rozaduras.

  7. Coloca un humidificador en donde duermas. El vapor humedece el aire, el cual a su vez hidrata tu piel y la mantiene flexible. Revisa el hidrómetro para asegurarte de que la humedad es de entre 30 y 50 por ciento en toda la habitación.

Consejos y advertencias

  • Toma vitamina A, B y C para fortalecer tu piel. Consulta a tu médico antes de tomar hierbas o vitaminas.
  • Evita rascarte o remover la piel que aún no se cae. Si lo haces, puedes causarte una infección; mejor, quita la piel con cuidado con un par de tijeras esterilizadas.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa finn | Traducido por diana i. almeida