Cómo evitar que los dedos del pie se delicen de los zapatos sin puntera

Los zapatos sin puntera, como el nombre lo implica, muestran solamente una parte del dedo gordo del pie. Entonces, si de repente tu pie se desliza hacia adelante en el zapato, deberás saber cómo resolverlo. Conocer los 411 trucos para utilizar tus zapatos sin puntera te ayudará a evitar que tus pies se deslicen y patinen y a la vez podrás lograr que los dedos gordos del pie se asomen apenas en lugar de salirse.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Plantilla para calzado

Instrucciones

  1. Calza una plantilla para evitar que el pie se deslice en el zapato. Disponible en la mayoría de las tiendas de calzados, un paquete de plantillas suele contener entre dos y cuatro plantillas. No te preocupes si se pelan. Suelen ser demasiado adherentes para salirse, a menos que las quites tú misma. Coloca la plantilla donde quisieras que quede fija la parte anterior de tu planta del pie y el agarre evitará que el pie se deslice hacia adelante.

  2. Detente en una tienda de zapatos y haz que midan tu pie. Tal vez estés utilizando un calzado de tamaño equivocado. Lo creas o no, tu medida de zapato puede seguir cambiando pasada la adultez por diversos factores. Si permaneces de pie largos períodos de tiempo, tus pies se pueden hinchar, aumentando el tamaño del calzado, según el National Institute on Aging, parte de los National Institutes of Health. Un estudio publicado en el American Journal of Physical Health and Rehabilitation en marzo de 2013 descubrió que el embarazo puede hacer que se debilite el arco del pie, generando una modificación del tamaño del pie que podría ser permanente.

  3. Acude a un zapatero en última instancia. Si el tamaño de tu calzado es el correcto, puede haber algo con respecto a la estructura del zapato que no cuadra con tu pie. Un zapatero podrá revisar la estructura del zapato, detectar cualquier problema y ajustar cualquier desperfecto desde adentro.

Más galerías de fotos



Escrito por whitney degroat | Traducido por eliana caruso