Cómo evitar contagiarse de tiña en el gimnasio

La tiña es llamada "ringworm" o "gusano aro" en inglés, pero no es causada por esta clase de animales, sino por un hongo infeccioso llamado tinea. Debido a que este hongo es altamente contagioso y prospera en condiciones húmedas, los gimnasios son áreas de cultivo perfectas para la tiña. Al compartir el equipo del gimnasio, como máquinas de ejercicios cardiovasculares, tapetes de yoga y bolas de ejercicio, puedes exponerte a la tiña, al igual que en las piscinas y en las duchas. Las infecciones de tiña suelen aparecer como marcas rojas con forma de aro sobre la piel y deben ser tratadas con medicamentos tópicos fungicidas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Usa ropa limpia y seca cada vez que vayas al gimnasio. Lava las prendas sudadas y los trajes de baño después de ejercitarte y lava tu bolsa de gimnasio regularmente. El hongo de la tiña prospera en la tela húmeda guardada en bolsas de gimnasio y casilleros.

  2. Dúchate después de ejercitarte, preferiblemente usando un limpiador fungicida. Usa sandalias para proteger tus pies y lleva tus propios artículos de baño en lugar de compartirlos. No olvides jabonar tu cabello, especialmente si nadaste o tu cabeza toco algún equipo comunal.

  3. Lleva tu propia toalla y tapete de yoga. Usa las toallas solamente una vez y limpia tu tapete con una solución desinfectante después de cada clase. Busca aerosoles para tapete que contengan aceite de árbol del té, que es un fungicida natural o haz tu propio aerosol agregando dos gotas de este aceite a una botella llena con una cuarta parte de vinagre blanco y tres cuartas partes de agua.

  4. Limpia las máquinas de ejercicios cardiovasculares y de pesas con toallas desinfectantes antes de usarlas. Si tu gimnasio no ofrece estas toallas, puedes llevar las tuyas en tu bolsa de gimnasio.

  5. Evita el contacto de piel con piel con otros clientes del gimnasio, especialmente si alguno de los dos está sudado. Evita los apretones de mano y los abrazos para cuando salgan del gimnasio.

Más galerías de fotos



Escrito por s.r. becker | Traducido por eduardo moguel