Cómo evitar los calambres en las piernas cuando estás sentado trabajando

Los calambres son causados por espasmos musculares involuntarios y pueden causar molestia o dolor repentino en una o ambas piernas. Pueden ser el resultado de diversos factores como la deshidratación, el embarazo, bajo nivel de azúcar en la sangre o bajo nivel de potasio. Puedes utilizar varias técnicas para prevenir los calambres en las piernas al sentarte en el trabajo. Si frecuentemente tienes calambres en las piernas, considera la posibilidad de ver a un médico para determinar la causa y un plan de tratamiento.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Cambia de posición con frecuencia cuando trabajes frente a un escritorio, mueve las piernas tanto como sea posible y no intentes mantener las piernas cruzadas hacia un lado por un periodo de tiempo prolongado.

  2. Hidrátate. Bebe mucha agua a lo largo de la jornada laboral para evitar que los músculos se deshidraten, lo cual puede conducir a tener calambres en las piernas; mantén un vaso de agua en el escritorio como recordatorio para que tomes suficiente agua.

  3. Estira las piernas a menudo durante el día si trabajas en un escritorio y experimentas calambres. Levántate y agáchate, enderezando las piernas tanto como sea posible. Toma caminatas cortas que te den la oportunidad de aumentar el flujo sanguíneo a las piernas. Estírate a lo largo del día y cada noche antes de ir a la cama para ayudar a prevenir los calambres.

  4. Añade potasio a tu dieta para ayudar a prevenir los calambres en las piernas. Elige alimentos ricos en potasio tales como los plátanos, aguacates, pasas, yogur y espinacas. Come bocadillos de pasas y albaricoques secos para obtener aún más potasio.

  5. Masajea tus piernas y pantorrillas cuando estés sentado en tu escritorio para ayudar a que corra la sangre, lo que puede reducir la posibilidad de sentir calambres.

  6. Adopta una rutina de ejercicio regular; enfócate en estirar los músculos de las pantorrillas cuando te ejercitas, realiza estocadas y otros ejercicios de piernas como parte de tu entrenamiento.

  7. Eleva los pies siempre que sea posible. Si no puedes hacerlo en tu escritorio, toma descansos periódicos para elevar los pies.

  8. Consulta a un médico si tienes frecuentes calambres mientras permaneces sentado frente a tu escritorio. Esto podría ser un signo de una condición médica subyacente y puede requerir que te receten relajantes musculares.

Consejos y advertencias

  • Comunícate con un médico si los calambres son severos, si tus piernas se enrojecen, se sienten calientes o si los calambres duran más de seis horas.

Más galerías de fotos



Escrito por leigh good | Traducido por maria del rocio canales