Cómo evitar que las botas de piel de víbora se pongan amarillas

Escrito por mimi bullock | Traducido por ana grasso
Prolonga la vida de tus botas manteniéndolas alejadas del agua y el lodo.

A diferencia de los materiales de botas tradicionales, como el cuero vacuno, las botas de piel de víbora tienen un patrón interesante y exótico que es único de ese material. La piel de víbora proviene de varias víboras, como la de cascabel y la pitón, y cada una tiene escamas de diferentes colores y tamaños. Un problema común con el que se encuentran los dueños de botas es la coloración amarilla que aparece en la piel de víbora. La exposición al sol y la edad contribuyen al la aparición del color amarillo, y ni siquiera un cuidado diligente puede detener completamente este proceso. Con un buen cuidado de tus botas y una limpieza irregular puedes hacer que la decoloración se vuelva más lenta y puedes disfrutar del color original de la piel de víbora por más tiempo.

Limpia las botas con un trapo suave, frotándolo contra las escamas para remover polvo y restos. Limpia las botas después de utilizarlas.

Encuentra un pulimento cremoso que combine con el color de tus botas. Frota el pulimento sobre la bota, siguiendo el grano de las escamas. Pulir las botas las mantiene brillosas.

Aplica acondicionador de piel de reptil sobre el trapo suave, frotando el líquido sobre la piel de víbora siguiendo el grano de las escamas. Esto mantiene la bota humectada y flexible.

Almacena las botas en un armario o en una caja alejada del sol. Rellena cada bota con toallas enrolladas para ayudarlas a mantener su forma. Además puedes utilizar un maniquí de botas para mantener la forma alta de la bota.

Advertencias

Evita utilizar aerosoles de silicona sobre pieles exóticas como la de víbora.