Evaluaciones de aptitud física realizadas por un entrenador personal

Durante la evaluación de aptitud física realizada por un entrenador personal, se hacen varias preguntas y se realizan pruebas cortas. Estas comprueban el nivel actual de actividad física de un cliente, el estado de salud general y las posibles lesiones sufridas, lo que ayuda a este a ser asertivo en cuanto a cuáles son las capacidades físicas de sus clientes. Estas evaluaciones específicas también pueden ayudarle a ser consciente de los límites que pueden tener sus clientes, qué músculos están poco trabajados o cuáles con exceso de trabajo, para luego poder basar la rutina de entrenamiento en las necesidades individuales de cada cliente.

No lo cuestiones

La información subjetiva implica preguntas específicas que serán formuladas por un entrenador personal. Las preguntas incluyen tu historial médico, ocupación, pasatiempos, lesiones anteriores, enfermedades crónicas e incluso medicamentos que estás usando. Los entrenadores no están siendo entrometidos; toda esta información, tan personal como puede parecer, es crítica para satisfacer las necesidades de aptitud física del cliente y mantener su bienestar. El uso de medicamentos puede tener diferentes efectos físicos en las personas, alterando sus capacidades. Por ejemplo, los bloqueadores beta, que a veces se utilizan para tratar la presión arterial alta, pueden contribuir a que un cliente se sienta mareado fácilmente. Es por ello que el entrenador debe ser consciente de aquella información para planificar una rutina en consecuencia y hacer ajustes para el bienestar del cliente.

Mantener el corazón bajo control

El resto de las evaluaciones realizadas por los entrenadores se consideran como información basada en objetivos. Las evaluaciones fisiológicas incluyen pruebas de la velocidad del corazón, el pulso y la presión arterial de una persona. La frecuencia cardíaca en reposo a menudo es controlada para ver el nivel de actividad cardiovascular que un cliente puede soportar de manera segura y saber con qué intensidad podrá empezar. Las lecturas del pulso se comprueban en el interior de la muñeca y también en el cuello, al lado de la tráquea. En promedio, la frecuencia cardíaca de reposo varía desde 70 hasta 75 latidos por minuto en adultos. Sin embargo, si la presión es más alta o más baja, esto afectará a la rutina de ejercicios y puede brindar información al entrenador, como un riesgo de enfermedad.

Evaluación de progreso


Estas pinzas miden la grasa debajo de la piel, en áreas específicas.

A menudo se completan también evaluaciones del estado general corporal, lo que implica la medición de la grasa corporal, que es crucial para el seguimiento del progreso de un cliente. Se puede medir de varias formas, aunque algunas de ellas se consideran más exactas. La forma más común con las que los entrenadores personales calculan la grasa corporal de un cliente es mediante pinzas de pliegues cutáneos, donde se miden áreas específicas por la cantidad de grasa que se encuentra debajo de la piel. Las mediciones por circunferencias también proporcionan información a un cliente que está buscando cambiar su estado general corporal y perder peso. Otra forma de medir la grasa corporal es pesándose bajo el agua, donde se mide la densidad general de una persona, dando una medida exacta de su peso corporal en proporción a su volumen corporal. Esta técnica es a menudo menos fácil de alcanzar, pero se considera que es muy precisa.

La postura y la alineación

Las evaluaciones de la postura y el movimiento también son comunes. Estas verifican la alineación del sistema músculo-esquelético, que es el que mantiene tu centro de gravedad. Observar la postura mediante la evaluación de las funciones básicas, como el estar en cuclillas, empujar, tirar y el equilibrio le dice inmediatamente a un entrenador qué áreas del cuerpo están excesivamente trabajadas y cuáles no. Si el área(s) está con exceso de trabajo, esto significa que los músculos necesitan ser estirados y alargados. Si los músculos están poco trabajados, necesitarán ser fortalecidos.

Evaluaciones avanzadas

En función de los objetivos y capacidades de un cliente, pueden hacerse más pruebas, pero estas se consideran más avanzadas y generalmente no se hacen cuando un cliente comienza una rutina de ejercicios con un entrenador. Estas evaluaciones incluyen pruebas de fuerza superior del cuerpo, por lo general el uso de la prensa de banco. Otro tipo de evaluación avanzada pone a prueba la fuerza de la parte inferior del cuerpo y se realiza comúnmente con una sentadilla con peso. Cada una de estas pruebas que es la máxima repetición que el cliente puede hacer, es decir, la mayor cantidad de peso que puede levantar para completar sólo una repetición del ejercicio, son por lo general para las metas de entrenamiento de fuerza. La evaluación general de la aptitud física también puede incluir la evaluación de la flexibilidad y el rendimiento del cliente en diversos ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por gabrielle furlong | Traducido por maría echenique