Etiqueta en un partido de polo

El polo es un deporte sinónimo de lujo, pero eso no quiere decir que sólo los ricos y famosos pueden asistir a un partido. Lejos de hacer alarde de la exclusividad de los siglos pasados​​, el polo ha estado tratando de reformar su imagen como un juego para todos. Los sombreros anchos y los tacones altos no son necesarios, pero es recomendable conocer las reglas y la etiqueta antes de asistir a un partido.

Historia

Los orígenes exactos del polo son desconocidos, pero de acuerdo con la U.S. Polo Association, la primera evidencia registrada del polo se remonta al año 600 a.C., en China y Persia. En el siglo XVIII, se construyó un campo de polo con las medidas actuales en Ispahan, la capital de Persia, por el Shah Abbas el Grande. Según Stregispolo.com, el polo comenzó a abrirse camino en la India durante dicho siglo. Luego, en la década de 1850, los británicos vieron este juego y establecieron el primer club oficial de polo en 1859 en Silchar. El polo comenzó a jugarse en Gran Bretaña en la década de 1860 y en los EE.UU. en 1876.

Reglas

Según Stregispolo.com, un partido completo suele durar una hora y media, y se divide en períodos de siete minutos, llamados chukkers; si se trata de un partido de alto handicap, tendrá seis chukkers. Los jugadores, que son cuatro por equipo, reciben tres minutos de descanso entre los chukkers, así como un tiempo medio de 15 minutos. El objetivo es pasar la pelota entre los postes de la meta con el mazo, que sólo se puede utilizar en el lado derecho del caballo. La trayectoria de la pelota se llama "derecho de paso" y el jugador que golpea la pelota tiene el "derecho de paso". Se puede obstruir al oponente al bloquear su tiro con el mazo propio o colocando el mazo propio alrededor del de él para evitar que golpee la pelota.

Público

Los asistentes de partidos de polo en los EE.UU. son personas de diferentes clases sociales y pueden ser asuntos casuales. Uno de los jugadores más destacados en el mundo de hoy, Nacho Figueras, fue entrevistado para un artículo de junio de 2009, titulado "Saddle Up for Polo in Casual yet Stylish Attire" (Prepárate para el polo en un atuendo casual pero con estilo), en Denverpost.com. Figueras dice que lo más importante es traer tu entusiasmo al partido. Puedes traer a tus hijos, tus sillas de jardín e incluso algunos bocadillos y bebidas al juego. Los prismáticos también te pueden ser útiles. Se fomenta la interacción entre los jugadores y el público, aunque es recomendable tener siempre en mente la cortesía básica y el respeto a los jugadores. Puedes aplaudir con fuerza, alegría e incluso valerte de chascarrillos. Sin embargo, se recomienda que éstos últimos sean respetuosos.

Atuendo

Según Stregispolo.com, casi cualquier estilo de vestimenta es aceptable en un partido de polo, desde jeans hasta el estilo "elegante fiesta de jardín". Ciertos partidos o torneos, en particular los juegos de campeonato o los eventos de caridad, pueden requerir un traje más formal. Para las mujeres, pantalones, jeans, faldas y vestidos de verano son la norma, con zapatos planos o de tacón de cuña; no se recomiendan zapatos de tacón alto, ya que se hunden en el césped y hacen difícil el caminar. Para los hombres, una chaqueta puede ser parte de tu traje si asistes a un partido o evento importante, señala el artículo de Denverpost.com. No es necesario para un juego típico de fin de semana.

Tradiciones

Cada partido de polo sigue algunas tradiciones, como el té de la tarde. La mayoría de los partidos comienzan a las 3AM, terminando alrededor de las 5PM, después de que los premios se han entregado. Es recomendable llevar artículos de picnic y participar en la hora del té. También se te pedirá que tomes parte en el "pisoteo" durante el medio tiempo. Esta tradición hace que usar tacones altos sea difícil, ya que debes salir al campo y literalmente pisotear el césped de vuelta a los huecos creados por los cascos de los caballos. Ten cuidado de no pisar estiércol.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por gerardo núñez noriega