Las etapas del control de esfínteres de Erikson

Erik Erikson, un psicólogo de EE.UU. que vivió desde 1902 hasta 1994, clasificó ocho etapas psicosociales del desarrollo. Las etapas enfatizan el papel de la cultura y de la sociedad en el desarrollo de la personalidad de un individuo, un proceso que dura toda la vida. Cada etapa incluye aspectos biológicos, sociales y psicológicos, y algunas etapas incluyen los hitos del desarrollo que se ponen en movimiento, en el caso de la segunda etapa, el control de esfínteres sirve a este evento esencial.

Segunda etapa

Erikson nombra la primera fase, que se produce desde el nacimiento hasta el primer año, como "Confianza versus desconfianza", afirmando que esto es cuando un niño llega a desarrollar la confianza y la esperanza, sentimientos especialmente vinculados a su cuidador. La segunda etapa, "Autonomía versus vergüenza y duda," se produce durante el segundo y tercer año del niño. Durante esta etapa, aprender a caminar y tomar decisiones conscientes en función de sus propias preferencias comienza a dar al niño un sentido de independencia y de autonomía. Además de caminar, comienzan a alimentarse por sí mismos y a desarrollar las habilidades motrices esenciales; según Erikson el control de esfínteres ayuda al niño a desarrollar la virtud de la fuerza de voluntad y a aprender la diferencia entre aferrarse y dejar ir.

La importancia del control de esfínteres

Durante la segunda etapa de Erikson, el control de esfínteres sirve como un ejemplo importante de la progresión de un niño hacia la independencia, porque este acto le da al niño la habilidad crítica de auto-control. La respuesta del padre a este aprendizaje y los accidentes, que deben basarse en el estímulo y apoyo, determinan si el niño desarrollará un sentido saludable de independencia o un sentimiento de vergüenza y duda. Como es el caso con las otras etapas de desarrollo, Erikson considera que la no realización de esta etapa puede conducir a un sentido poco saludable de sí mismo, a pesar de que dice que esas complicaciones se pueden resolver en el futuro.

Más visiones

Debido a su enfoque en el desarrollo de las habilidades motoras y en el control de esfínteres exitoso, un evento clave para aprender a controlar las funciones del cuerpo, algunos psicólogos definen la segunda etapa de Erikson como la etapa "muscular-anal" del desarrollo de la infancia. Esto alude a la opinión de Sigmund Freud de esta etapa del desarrollo, que él llama la etapa "anal". Mientras Erikson define su teoría como psicosocial, Freud la define como de naturaleza psicosexual. Las teorías del desarrollo de ambos psicólogos, sin embargo, incluyen puntos de vista acerca del control de esfínteres. Freud consideraba el ano como una fuente de placer para los niños en esta etapa, y clasifica el acto de esfínteres como un conflicto. Si no se resuelve de manera exitosa, Freud afirma que podrían ocurrir fijaciones y complicaciones relacionadas más adelante en la vida.

Otras etapas de la infancia

Después de los 3 años hasta los 5 años, la tercera fase: "Iniciativa versus culpa", pone de relieve la tendencia del niño a afirmarse a sí mismo, iniciar actividades, hacer preguntas y dirigir a otros. Erikson dijo que si los padres restringen demasiado estas nociones, la culpa resultante puede conducir a una falta de iniciativa en el futuro. Desde los 6 a los 12 años: "Industria versus inferioridad", el niño aprende a leer y escribir y a desarrollar relaciones importantes entre sus compañeros, practicando su iniciativa en un entorno práctico y social. Si esta iniciativa se refuerza, Erikson cree que el niño desarrollará un sentido fuerte de la industria, en comparación con el sentimiento de inferioridad que pudiera derivarse de la falta de desarrollo de las habilidades sociales.

Más galerías de fotos



Escrito por dan ketchum | Traducido por maría florencia lavorato