Estudios sobre la leche cruda y el asma

El asma afecta a más de 8 millones de adultos y 7 millones de niños en Estados Unidos. Sus síntomas incluyen jadeos, rigidez del pecho y tos. Un ataque se puede originar por hacer ejercicio o por una reacción alérgica. No existe cura para el asma pero sí existen medicamentos y terapias alternativas que pueden ayudar a controlar la enfermedad. Una alternativa es beber leche cruda, también conocida como leche de granja, ya que no es dañina para la salud.

Leche cruda


La leche cruda es mejor si viene de las vacas que se alimentan de pasto orgánico.

La leche cruda que viene de las vacas que se alimentan únicamente de pasto orgánico es la que se consume de manera preferente. No se calienta ni se procesa y no cuenta con aditivos. Retiene las vitaminas, los minerales, los anti microbióticos y los ácidos grasos saludables que se encuentran de manera natural antes del proceso de pasteurización. La leche pasteurizada se calienta para matar a los contaminantes. Es necesario pasteurizar la leche que proviene de las granjas grandes y comerciales ya que las vacas por lo general se alimentan de granos, hormonas inyectadas y viven en espacios reducidos lo que aumenta el riesgo de enfermedad. Sin embargo, la leche pasteurizada pierde muchas de las propiedades para luchar contra la enfermedad. La investigación muestra que algunas de estas propiedades pueden ser benéficas para los asmáticos.

Beneficios para el asma


La leche cruda puede ser benéfica para los asmáticos.

En un estudio de 2007 que se publicó en el Journal of Clinical and Exerimental Allergy, los padres de casi 15.000 niños entre cinco y 13 años de edad reportó a los investigadores que consumieron leche, productos lácteos, frutas y verduras. Cada padre notificó si los alimentos fueron comprados o producidos en granja y respondieron a preguntas sobre la estatura y el peso de sus hijos en caso de que hayan sido amamantados y cuenten con historial médico de alergias y de asma. A partir de esta muestra, 4.000 niños contaban con pruebas completas de sangre relacionadas con alergias. Los resultados indicaban que los niños que habían bebido la leche fresca contaban con un riesgo considerablemente bajo de asma y de fiebre del heno.

Por qué el riesgo se reduce

Los padres de 8.000 estudiantes contestaron un cuestionario sobre el consumo de leche de granja para un estudio que se publicó en 2011 en el Journal of Allergy and Clinical Immunology. La leche en sus casas se analizaron para proteínas, grasas y compuestos bacterianos. También se analizó la sangre para medir los niveles de alergénicos. Los resultados indicaron una relación inversa entre beber leche de granja y el asma y la fiebre del heno. El análisis de la leche mostró que los resultados se podían deber a la proteína de suero que se encuentra en la leche cruda.

Riesgos de la leche cruda


La leche que se compra en tiendas se pasteuriza para evitar enfermedades.

Aunque algunos estudios indican que la leche cruda puede ser benéfica para los asmáticos, el mecanismo exacto de esto sigue sin aclararse. Además, los Centers for Desease Control and Prevention no aconsejan beber leche cruda ya que puede causar problemas graves e incluso la muerte. Las enfermedades asociadas con el consumo de la leche cruda incluyen tuberculosis, salmonella, E. coli y norovirus. Las poblaciones tienen un riesgo especial en enfermedades en bebés, jóvenes, mujeres embarazadas, los ancianos y aquellos con sistema inmune débil. Es por esto que la venta directa de leche cruda es ilegal en casi la mitad de Estados Unidos. En estados que permiten la venta directa hay más enfermedades relacionadas con la leche cruda que en los estados en donde esta venta está prohibida. Por lo tanto, es importante entender de dónde proviene tu leche y comparar los beneficios contra los riesgos antes de tomar una decisión informada.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle fisk | Traducido por karen angelica malagon espinosa