Estudios independientes sobre la seguridad de los tampones

A finales de 1970 y principios de 1980, varios casos de un trastorno grave llamado síndrome del shock tóxico en mujeres que usan tampones originaron preocupaciones sobre su seguridad. Las preguntas se centraron en el uso seguro de los tampones si el dispositivo se retiene dentro de la vagina durante un período prolongado y si los tampones súper absorbentes implican un mayor riesgo para la salud en comparación con la variedad de tampones regulares. Más recientemente, surgieron nuevas preocupaciones sobre la posible contaminación de los tampones por una toxina ambiental llamada dioxina, iniciando una investigación sobre la pureza de los constituyentes de los tampones.

Toxic Shock Syndrome (Síndrome de shock tóxico)

El síndrome de shock tóxico, o TSS, es una condición potencialmente mortal, causada por las toxinas liberadas por las bacterias estafilococos, comúnmente llamadas "estafilos". El TSS puede ocurrir en hombres, mujeres y niños de cualquier edad, y se ha relacionado con infecciones cutáneas graves y otros tipos de infecciones. La asociación entre la TSS y el uso de un tampón se relaciona con la posibilidad de que las bacterias estafilococos pueden multiplicarse en los tampones que se mantienen en un mismo lugar por un largo tiempo, permitiendo a las bacterias reproducirse descontroladamente en la vagina de una mujer y liberar toxinas peligrosas. Aunque la relación exacta entre el uso de tampones y el desarrollo del TSS no está completamente aclarado, se ha sugerido que la sequedad vaginal o las ulceraciones causadas por el uso de tampones a largo plazo pueden permitir que las bacterias y sus toxinas entren más fácilmente a la circulación de una mujer. En uno de los estudios originales que vinculan el uso de tampones con el TSS, publicado en el "Journal of the American Medical Association" en agosto de 1982, los investigadores descubrieron que 50 mujeres que contrajeron TSS más probablemente utilizaban una determinada marca de tampones, pero no encontraron otro factor asociado al desarrollo de la enfermedad.

Absorbencia

La marca de tampones altamente absorbentes más comúnmente asociados con TSS ha sido retirado del mercado, y las sustancias absorbentes que contenían esa marca ya no se utilizan en la fabricación de tampones. Sin embargo, muchas marcas de tampones comercializados actualmente ofrecen variedades súper absorbentes. Esto ha llevado a nuevas investigaciones sobre la posible relación entre los tampones súper absorbentes y el crecimiento de las bacterias vaginales. En un estudio clínico publicado en el "Journal of Women's Health" en febrero de 2010, los investigadores estudiaron a un grupo de 95 mujeres que fueron asignadas para utilizar ya sea un tampón comercializado actualmente etiquetado como "capacidad de absorción súper-plus" o un tampón experimental con mayor potencial de absorción. Después de evaluar las bacterias vaginales y examinar el recubrimiento vaginal en todas las participantes del estudio, los investigadores no encontraron diferencias entre los dos grupos, concluyendo que los dos tipos de tampones son igualmente seguros.

Dioxina

La dioxina es un término general que incluye un grupo de productos químicos tóxicos similares, todos ellos relacionados con un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Debido a que algunos tampones contienen rayón, un material cuya fabricación puede implicar el uso de dioxina, se planteó la posibilidad de que algunos tampones puedan contener pequeñas cantidades de dioxina. La U.S. Food and Drug Administration informa que los niveles de dioxina en los tampones son prácticamente indetectables. Varios estudios independientes han abordado esta cuestión. En un estudio publicado en la edición de enero 2002 de la "Environmental Health Perspectives", los investigadores analizaron 4 marcas de tampones, incluyendo todos los tipos de algodón y algodón más rayón. Ellos encontraron que ninguno contenía el compuesto de dioxina más peligroso. Todas las marcas examinadas contenían cantidades muy pequeñas pero detectables de otras dioxinas en niveles de 13.000 a 240.000 veces menos que las exposiciones comunes de una dieta regular. Basados en estos hallazgos, los investigadores concluyeron que los tampones no contribuyen de manera significativa a la exposición a dioxinas.

Consideraciones

Aunque el TSS y otros problemas relacionados con el tampón son extremadamente raros, la elección del tampón adecuado para tus necesidades puede ser importante. Haz coincidir la absorbencia del tampón que elijas con tu flujo menstrual, usando su capacidad para absorber el flujo por un período de 4 horas como una guía general para la elección correcta, según asesora a la FDA. El American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos) señala que un tampón usado debe estar completamente húmedo y ser fácil de quitar. No debes experimentar sequedad o irritación vaginal cuando utilices un tampón de la absorción adecuada. Si tienes dudas sobre cualquier aspecto del uso de tampones, habla con tu médico para decidir la mejor estrategia para tu situación.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por priscila caminer