Estructura de la Copa Mundial de soccer

De acuerdo con FIFA.com, el Mundial de 2010 atrajo a 3,2 millones de espectadores, casi la mitad de la población del mundo. El torneo comienza con la calificación dos años antes del acontecimiento real, donde los equipos de todo el mundo se reducen a 32 contendientes. Luego, en la fase final de la Copa Mundial estos equipos se enfrentan a partir de liguillas y luego pasan a una fase de eliminación directa para determinar el ganador.

Eliminatorias

El soccer de todo el mundo se rige por los organismos continentales, como la UEFA en Europa y CONCACAF en América del Norte y Central. La FIFA determina el número de equipos de cada continente que pueden tratar de clasificar y los cupos. Cada organismo divide a sus equipos al azar en liguillas, donde los mejores equipos de cada grupo se clasificarán. Además, el país anfitrión de la fase final califica automáticamente.

Finales - fase de grupos

Para empezar el Mundial, funcionarios de la FIFA dividen los contendientes finales en grupos de cuatro. Los equipos juegan con sus compañeros de grupo, una vez cada uno, anotando tres puntos por victoria y un punto por empate. Los dos mejores equipos de cada grupo avanzan a los cuartos de final, los dos de abajo se vuelven a casa.

Finales - Eliminación directa

Los 16 finales jugarán un torneo de eliminación directa. La formación de los octavos de final se determina por adelantado. Por ejemplo, en 2010, los ganadores del grupo A fueron programados para hacer frente a los segundos del grupo B, y viceversa. La competición termina con el partido por el campeonato. Los perdedores de las semifinales juegan por el tercer puesto.

Desempates

En las fases de grupo, es posible que dos equipos terminen con los mismos puntos. La diferencia de goles es el primer desempate, seguido de goles marcados. En la fase de eliminación directa los equipos primero juegan "tiempo extra" o dos mitades de 15 minutos adicionales. Si eso no resuelve las cosas, van a disparos desde el punto de penal. Incluso la final puede ir a penales, como en la victoria de Brasil sobre Italia en 1994. Dos años de calificación y un torneo agotador terminaron con una patada de balón. Roberto Baggio falló el penal de Italia, llevando a Shawn D'souza, que escribía para Mid Day, a llamar a esto "uno de los momentos más devastadores en la historia de la Copa Mundial". Por supuesto, los brasileños tenían una opinión diferente.

Más galerías de fotos



Escrito por warren davies | Traducido por joaquin manes rossi