Estrategias utilizadas para redirigir la conducta infantil

La reconducción es una forma de disciplina que tiene por objeto orientar la conducta inapropiada de un niño hacia una conducta más apropiada. Las estrategias de redireccionamiento reducen las técnicas de castigo y promueven el aprendizaje exploratorio, de acuerdo con Family Development Resources, Inc. Esta forma de disciplina también ayuda a los niños a mantenerse seguros y a desarrollar la paciencia y el autocontrol cuando lidian con sus emociones y deseos. El M.D. Burton Banks, recomienda el redireccionamiento como un medio adecuado para modificar las actitudes de los bebés, niños pequeños y de los niños en edad escolar.

Solicita el comportamiento deseable

Family Development Resources, Inc. sugiere que simplemente le digas a tu niño que deje de hacer algo que no representa una forma adecuada de comportarse. Las frases de la redirección verbal deben ser específicas para que tu niño sepa exactamente cómo comportarse. En vez de decirle: "Deja de correr por la casa", dile: "No es seguro correr así dentro de la casa. Por favor, ve afuera si tienes ganas de correr".

Da ejemplos de buen comportamiento

Los niños aprenden con el ejemplo, así que es importante que seas un modelo de las conductas que quieres que tu niño adopte. Por ejemplo, si el niño le jala la cola al gato de la familia, enséñale cómo acariciar o tratar al gato adecuadamente. O si tu niño en edad escolar le arrebata algo de las manos a su hermano menor, muéstrale cómo puede pedirle correctamente el objeto. Otra forma de reconducir a los hermanos agresivos es enseñarles la manera en que pueden participar juntos de una actividad apropiada. Por ejemplo, enséñales cómo jugar cierto juego juntos.

Sustituye

Un problema común con los niños es que a menudo quieren jugar con juguetes u otros objetos que alguien más está usando. Una manera fácil de remediar los problemas que surgen cuando el niño quiere algo que no está disponible es ofrecerle otra cosa que ocupe su atención. Puedes sustituir el objeto con cualquier otra cosa, desde otro juguete hasta un libro o un lápiz y papel para que dibuje, o podría ser simplemente ponerle atención hasta que elija otra cosa por sí mismo.

Reubica a tu hijo

A menudo, la mejor manera de redirigir el comportamiento negativo es sacar a tu niño de una situación que está manejando inadecuadamente. Por ejemplo, si está intentando insistentemente subir por el tobogán en el parque, al mismo tiempo en que los otros niños están tratando de bajar, pregúntale si le gustaría mejor ir a un columpio. Si se niega a abandonar la parte inferior del tobogán, acompáñalo tú mismo a los columpios o a otra área de la zona de juegos.

Más galerías de fotos



Escrito por kristie farnham | Traducido por tere colín