Estrategias para los padres para lidiar con los conflictos madre-hija

El conflicto entre una esposa y una hija puede ser una fuente de gran frustración para los padres debido a la obvia pérdida de paz y el dilema de ser empujado para tomar partido a favor de alguien. Los hombres se sienten motivados y fuertes cuando sienten que son necesitados, dice John Gray en su libro "Men are from Mars, Women are from Venus" (Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus). La cultura pop le dice a los hombres que no traten de "reparar" los dilemas de las mujeres, sino que en lugar de eso las escuchen; y esto es un buen consejo. Sin embargo, los padres no tienen que negar todos sus instintos masculinos. Es posible ser estratégico en cuanto a los conflictos madre-hija.

Busca las raíces

El conflicto es el resultado de una amenaza percibida, de acuerdo con Craig E. Runde y Tim Flanagan en su libro "Becoming a Conflict Competent Leader". Los autores dicen que "las acciones de otra persona son percibidas como amenaza a nuestros valores, posición, prestigio, territorio o bienestar". Un padre debe ayudar primero a su esposa e hija a reconocer que el conflicto es natural. La hija, especialmente si es adolescente, está buscando una mayor independencia, y su autopercepción ahora se ve más influida por la exposición a los medios y sus compañeros. Tratar el factor desencadenante (lo que sea que provocó el conflicto) podría ser menos importante que identificar la percepción de la amenaza, sea la pérdida de control de la madre o la pérdida de autodeterminación de la hija.

Trabajo en equipo

Los padres en hogares protegidos deben recordar que el matrimonio es la base de la familia. Incluso aunque no estés de acuerdo con la posición que tu esposa esté tomando, trata de no argumentar contra ella o ponerte del lado de tu hija enfrente de ella. Si la conversación se calienta demasiado, pide un tiempo extra y discute tus preocupaciones con tu esposa en privado. Incluso en situaciones de divorcio, es importante mantener la relación padre-hija de tu hija y tu ex esposa. El respeto por los padres no es sólo un valor antiguo, sino que es esencial para la armonía en la familia.

Comunicación estratégica

Es importante para una comunicación saludable expresar cómo te hacen sentir las acciones de alguien en lugar de acusar sus motivos o atacar su personalidad. Para ayudar a tu esposa y a tu hija no utilices frases como "tú siempre..." o "hiciste eso porque...". Recuérdales que las personas no leen la mente y eso, tan pronto como asumen o asignan motivos o insultan el carácter de la otra, las pone entre ellas a la defensiva. En ese punto, la comunicación se trata menos de encontrar soluciones y más sobre defender sus posiciones. En lugar de eso, desafíalas a hacer enunciados como este: "cuando no me dejaste salir, eso me hizo sentir..." en lugar de "no te importa mi vida social". Diles que escuchen para entender, no para formar una respuesta.

Trae una hoja de oficio

Un papá puede encontrar útil escribir cosas que su esposa y su hija digan entre ellas y decírselas de nuevo, pidiendo aclaración. Con mucha frecuencia, escuchar las palabras recitadas puede provocar que las personas reflexionen en cómo suenan las cosas. Conservar notas también puede ayudarte a tener claridad y clasificar lo que se ha dicho. Subraya las afirmaciones importantes y encuentra puntos en común también. Pregunta a tu esposa y a tu hija sobre las cosas que te llamaron más la atención. Algunas veces es difícil seguir una conversación cuando una madre y una hija comienzan a discutir. Podría ser útil sentarlas y tomar notas mientras van hablando. No interrumpirás, pero, al mismo tiempo, no perderás la pista de los puntos importantes que debes revisitar.

Más galerías de fotos



Escrito por mark quick | Traducido por laura de alba