Estrategias de fútbol

Las estrategias comunes de fútbol pueden tener un gran efecto tanto en los estilos defensivos y ofensivos. Un entrenador por lo general elige su estrategia con dos ideas en mente: las fortalezas y debilidades de la oposición percibidas y las fortalezas conocidas de sus propios jugadores.

Bola larga

La estrategia de la bola larga es la táctica más básica en el fútbol. La pelota se mueve de la defensa al ataque de la manera más directa posible, con pases elevados a menudo sin pasar por el centro del campo por completo. La estrategia es más eficaz cuando un equipo cuenta con un delantero alto y fuerte físicamente. Este "hombre objetivo" usa su altura y fuerza para recoger un balón largo o dirigir el balón a un jugador de apoyo.

Posesión

El fútbol posesivo es una estrategia diseñada para dar a un equipo mayor control del juego. Se utiliza un sistema de pases cortos, a menudo en combinación con un tempo lento, para negar la posesión de la pelota a la oposición. Esta es una estrategia muy técnica, que requiere jugadores expertos y un buen conocimiento del equipo en el campo.

Contraataque

El fútbol de contraataque puede ser muy eficaz, especialmente para equipos con jugadores que atacan rápido. Un contraataque se inicia tan pronto como un ataque rival se termina, el equipo que defiende ahora sube en un intento de atrapar la oposición con la guardia baja.

Juego de costados

El juego de costados es una estrategia que se centra en jugar el balón a ambos lados del campo. Hay dos razones principales por las que esta estrategia podría ser implementada. En primer lugar, un equipo en posesión de extremos rápidos y talentosos o con centrocampistas hábiles podría dar más el balón a estos jugadores con el fin de maximizar su eficacia. En segundo lugar, un entrenador puede detectar un punto débil en la defensa rival que podría estar expuesto al entrar por las bandas.

Superposición

La estrategia de superposición es un estilo de juego por las bandas. Los defensores anchos, conocidos como defensas, se les da permiso para subir al ataque y avanzar hasta el campo y superponer a los grandes centrocampistas o extremos. Según Jens Bangsbo y Birger PeitersenIt en "Offensive Soccer Tactics", la superposición "se utiliza sobre en medio de la oposición de la cancha y es un arma eficaz para la creación de la profundidad y el ancho en el juego de ataque". Otros jugadores tienen que cubrir la defensa cuando el defensa ataca.

Cierre

El cierre es una estrategia defensiva. Es una forma de alta presión de defensa que a menudo se aplica a todas las partes del campo. Cuando el equipo contrario tiene la posesión de la pelota, los jugadores defensores lo cierran inmediatamente. Esto puede desestabilizar la oposición, dándoles poco tiempo para elegir sus pases.

Fuera de juego

El fuera de juego es una estrategia defensiva y tiene poca influencia en el juego de ataque de un equipo. Según lo descrito por Robyn Jones y Tom Tranter en "Soccer Strategies: Defensive and Attacking Tactics", los defensores "Dan un paso al frente a una oposición hacia delante cuando sea apropiado, dejando varados así a los delanteros en una posición de fuera de juego". Esta estrategia se basa en una buena organización. Si un defensor no avanza con el resto de la línea de fondo, el atacante oposición no puede quedar atrapado en una posición de fuera de juego, lo que lleva a una oportunidad de gol clara.

Más galerías de fotos



Escrito por anthony grahame | Traducido por daniel cardona