Estrategias eficaces para redireccionar a un niño con comportamiento mentiroso

Las mentiras crean problemas en el colegio y con los amigos y la familia. Algunos comportamientos mentirosos, como exagerar, es normal en el desarrollo de los niños y se resolverá sin grandes intervenciones o castigos, explica el trabajador social Janet Lehman del sitio web Empowering Parents. No obstante, es importante que los padres y cuidadores ayuden a redirigir al niño antes de que se convierta en un hábito duradero.

Educando al niño

Algunos niños no entienden por qué es importante que digan la verdad, según la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. Además, los niños pequeños no pueden tener el desarrollo moral necesario para tomar buenas decisiones sobre si se debe decir la verdad. Una forma de empezar a animar a la veracidad es explicar por qué mentir es malo y dar ejemplos específicos de por qué las mentiras que el niño ha dicho son perjudiciales o no. Por ejemplo, puedes decirle a tu hijo: "Mentir sobre donde estabas después de la escuela significa que nosotros no hubiéramos sido capaces de encontrarte si había una emergencia." En términos más generales, puedes decirle a tu hijo: "Cuando mientes mucho, la gente dejará de creerte aún cuando digas la verdad."

Fijando límites efectivos

"Aunque el conocimiento conceptual de los niños acerca de decir mentiras y decir la verdad no estaba relacionada con su comportamiento, discutir si decir mentiras y verdades con los niños, y pidiéndoles que prometan decir la verdad, parecía conducir a que los niños digan menos mentiras" según un estudio realizado en 2002 en el "Journal of Law and Human Behavior". Una vez que un niño entienda claramente que mentir es malo, déjale bien claro que que esperas que diga la verdad, que le quede claro que será castigado por mentir en el futuro y define un castigo apropiado para la edad que se relacione con la mentira. Por ejemplo, si un niño dice que su hermana hizo un lío cuando en realidad él fue el responsable, un posible castigo puede ser decirle al niño que haga las tareas de su hermana por un día.

Modelar la honestidad

Además de establecer reglas y expectativas claras, muestra el tipo de honestidad que quieres que tus hijos expresen, según un artículo de investigación en notMYkid, un sitio web de comportamiento infantil. Siendo honestos, aún cuando sería más fácil mentir, los niños tienen un modelo para el comportamiento apropiado. Usa estas circunstancias como momentos de enseñanza y discute con tu hijo que la honestidad no siempre puede ser la opción más fácil, pero es la mejor opción. Del mismo modo, cuando tu hijo muestra honestidad, proporciónale un refuerzo positivo y reconoce su buena elección.

Franqueza

A menudo los niños mienten para protegerse de sanciones o sentencias, explica la Women and Children's Health Network de Australia del Sur. Al ofrecer un ambiente seguro, libre de prejuicios, fomentarás un ambiente que se preste a la honestidad. Cuando los niños entiendan que pueden venir con cuestiones difíciles, será menos probable que mientan. Si bien es importante mantener las reglas y los límites de los padres, es igualmente importante ganarte la confianza de tu hijo, si quieres disuadir a que no mienta.

Asistencia profesional

Los niños que mienten crónicamente y no pueden ser redirigidos o no responden a los castigos, pueden requerir ayuda profesional. La terapeuta matrimonial y familiar Catalina Swanson Cain explica en pediatricbehavior.com que para algunos niños, el comportamiento mentiroso puede estar motivado por la ansiedad, un trauma no resuelto, interrupciones de vida u otros problemas de salud mental. En estas situaciones, el comportamiento mentiroso sólo puede desaparecer cuando resuelve la condición psicológica subyacente.

Más galerías de fotos



Escrito por anna green | Traducido por daniela laura arjones